Como cada temporada, Eric Trump, el tercer hijo de Donald Trump e Ivana, visitó la Trump Tower de Punta del Este, una obra llevada a cabo por YY Development Group, desarrolladora elegida por la familia. 

La torre ubicada en la parada 9 ½ de La Brava es hoy una realidad, avanzando a pasos agigantados. Ya se asoma el piso 25 de 26 que tendrá la torre y no pasa desapercibida frente a todos los que circulan por la Brava, confirmando aquello que se prometió desde la marca: la torre más emblemática de Punta del Este, y la más exclusiva de Sudamérica.

El hijo del presidente electo de los Estados Unidos, fiel a su estilo, visitó Uruguay junto al arquitecto Jerry Piro de Trump Organization, recorrió la construcción y apreció el avance de la obra acompañado por el resto de los arquitectos responsables, la compañía comercializadora oficial, Lijtmaer Propiedades y el equipo completo de la desarrolladora.

Además, aprovechó su estadía para pasear por las playas de José Ignacio, reunirse con su equipo de trabajo y algunos de los brokers más importantes de Punta del Este, y protagonizar la “Ultra Exclusive Night” dirigida a los compradores de TTPDE, en la que se deleitó con los shows del cantante Maxi Trusso, el DJ Gonzalo Solimano y el tradicional catering de La Bourgogne.

Quienes conocen Punta del Este saben que Trump Tower está destinada a alzarse como un verdadero icono de la ciudad, y una referencia única de exclusividad y lujo. Existen muchos puntos icónicos en esta ciudad balnearia, tales como Casapueblo, el puente de la Barra, el Yacht Club en el puerto, entre tantos otros. Ahora, Trump Tower Punta del Este se suma al paisaje urbano de Punta del Este, presentándose como una realidad tangible que crece día a día.