Durante 52 años, el pony car recorrió el mundo con espíritu rebelde. Hoy llega a la Argentina en una nueva etapa de su historia.

Sin lugar a dudas, la década de 1960 fue una época de gran efervescencia, marcada por la rebeldía y la lucha por las libertades individuales. Una etapa de gran idealismo, motorizada y protagonizada por la juventud. Tiempos de liberación femenina y reinado de la minifalda. El punto de la historia en el que surgieron emblemáticas bandas de rock, cuando se inició la conquista del espacio y un gran momento para que el Ford Mustang, un ícono de la industria automotriz, comenzara su largo camino, que sigue agrandándose con el paso de los años. Así, se convirtió en uno de los automóviles más legendarios y, a pesar del tiempo transcurrido, se mantiene como el primer día: seductor y deportivo.

A principios de la década de 1960, Lee Iacocca, vicepresidente de Ford, le encargó a Eugene Bordinat el diseño de un nuevo concepto de vehículo “compacto” y deportivo. ¿La razón? El éxito de los coches europeos y la caída de las ventas del Ford Thunderbird. El diseñador y su equipo se pusieron manos a la obra y en 1962 tenían preparado el primer “concept car”.

Primera generación. En tan sólo 18 meses entraba en producción el primer pony car del mercado, una nueva categoría denominada así por la prensa especializada a partir de sus características de cupé deportiva con capó largo y parte trasera corta. Se presentaría en dos versiones, una convertible y otra con techo rígido.

El 9 de marzo de 1964, el primer Mustang, un convertible en color Wimbledon White con un motor V8 de 260 pulgadas cúbicas, salió de la planta de ensamblaje de Dearborn, Míchigan. Un mes después, el 17 de abril de 1964, hizo su debut mundial en la megamuestra de la cultura estadounidense, la New York World’s Fair. Millones de personas tuvieron la oportunidad de diseñada por Walt Disney en donde el público podía recorrer la historia del mundo a bordo del nuevo Mustang.

Durante casi una década, el Ford Mustang fue concebido como un vehículo de poder cuyo desempeño se mejoraba en cada versión.

En 1974, pensando en soluciones para lograr el mínimo consumo de combustible debido a la crisis del petróleo, Ford tomó un camino diferente. Ese año, debutó el Mustang II, un modelo más pequeño y de menor consumo, con motores de 4, 6 y 8 cilindros. La reducción de su tamaño en propulsores y carrocería se compensó con interiores más lujosos.

Para muchos seguidores de la marca, 1982 fue el año en el que Ford le brindó nuevamente potencia al Mustang. Volvía el motor V8 5.0, generando el regreso del modelo GT. Los fanáticos de la marca tenían una nueva razón para alegrarse en 1983: el emblemático Mustang convertible regresaba a los caminos con un motor V8 de 5 litros que ofrecía 165 CV.

Posiblemente, este modelo fue el que más respetó el espíritu de libertad del Mustang.

En 1984, cerca de 20 años después de su nacimiento, apareció uno de los Mustang más valorados de esta generación, el SVO (siglas en inglés correspondientes al equipo Operaciones Especiales de Vehículos). Este auto, del cual se produjeron aproximadamente 4.500 unidades, presentaba como principal novedad la inclusión de un motor 2.3 turbo-alimentado de cuatro cilindros en línea.

En 1994 no sólo se celebró el 30º aniversario del Ford Mustang, sino que también se presentó en sociedad la cuarta generación. Con una apariencia más aerodinámica, hacía honor a las tendencias de diseño de la compañía llamadas New Edge y transformaba las líneas curvas en líneas anguladas.

En el año 2005, Ford lanzó la quinta generación con el regreso de grandes leyendas, como el Mustang Boss 302 y el Mustang Shelby GT 500, entre otras versiones especiales.

Para conmemorar el 40° aniversario del Mustang original, “King of the Road”, Ford presentó el Shelby GT500KR con una edición limitada de mil unidades. Basado estéticamenacceder al Magic Skyway, la sección estrella del Pabellón Ford. Una atracción especialmente en la edición del modelo de 1968, se agregó la fibra de carbono, llantas de 20’’, bandas blancas desde la trompa hasta el capó y la insignia que indica el 40° aniversario del modelo.

A pesar de que oficialmente el Mustang 2010 forma parte de la quinta generación, se lo puede consideran como el punto de quiebre de una nueva generación.

En 2013 se introdujo un nuevo modelo Shelby GT 500, equipado con un poderoso motor V8, que alcanzaba una velocidad superior a los 320 km/h.

En abril de 2014 se cumplieron 50 años del lanzamiento. Para celebrarlo, la marca lanza el primer Mustang global de la historia, presentando la exclusiva edición limitada “Mustang 50 Years”. Como parte de los festejos, vuelve a subir el auto a la terraza de uno de los edificios más emblemáticos de Nueva York, el Empire State, como lo hiciera medio siglo atrás. La importancia de este modelo estadounidense se puede ver en su inmensa popularidad. Por ejemplo, ha tenido alrededor de 3.000 apariciones e incontables referencias en cine y televisión: la pasión por el Mustang es un común denominador para fans de todo el mundo. ¡Larga vida al pony car!

LOS MODELOS AÑO A AÑO

Desde su creación en la década del sesenta, el Ford Mustang ha modificado su diseño, su potencia y su tecnología. A pesar del tiempo transcurrido, sigue siendo uno de los autos más deseados y uno de los más legendarios. Sus líneas son sinónimo de fuerza y sentido de la libertad.