Psicóloga, actriz, modelo y conductora, hoy apuesta a un nuevo desafío en un rubro en el que siempre brilló: la moda.

Ella no se queda quieta. Luego de diez años como coconductora del matutino AM (terminó en diciembre de 2015), y sin lugar en la grilla de Telefe, podría haber sido un buen momento para tomar un descanso. Pero no; sumó una aventura más a su extensa lista de proyectos y profesiones. A sus 46 años, además de ser psicóloga, actriz, modelo y conductora, ahora Vero Lozano también es diseñadora y tiene una colección propia: VL Celebración by Antolín.

–¿Tus mutaciones y cambios de actividad son parte de una búsqueda? ¿Sos inquieta o simplemente vas viendo qué surge y evaluando el entusiasmo que te genera?

–¡Soy muy inquieta! Me visualizo y sueño despierta. Me lanzo y, a la vez, apelo a la intuición. Confío en mi intuición.

–Imagino, también, qué vas absorbiendo de tu experiencia para cada nuevo desafío que encarás.

–¡Claro! Como te decía antes, para mí, el proyecto VL es como producir TV.

–¿Cómo surgió la idea de lanz ar tus propios modelos?

–La conozco a Nati (NdR: la diseñadora Natalia Antolín) desde hace varios años. Cuando tenía algún evento, nos juntábamos y ¡terminábamos haciendo un vestido de cero! Siempre valoré de ella su disposición y generosidad y su capacidad de materializar fantasías. Una vez confeccionado el vestido, yo lo usaba. Y ella me insistía: “¿Lo hacemos? ¡Me lo piden!”. Y yo, feliz, le decía que obvio. Un día, Lucía, su mano derecha, me dice: “Vero, hagamos una cápsula”. Así le dicen ahora (risas). Y la verdad fue que al principio no me animé, hasta que en enero de este año le dije finalmente que sí, pero ya con una idea muy clara de lo que quería hacer.

–¿Cuál fue esa idea?

–Prendas para celebrar, festejar, para mujeres de 30 a infinito. Minas cancheras, activas y protagonistas.

–¿Qué expectativas tenés?

–¡Quiero que se vendan muchos vestidos! Me fascina ver a mis amigas metidas en los vestidos. Cómo los lucen, cómo les imprimen otra historia. ¡Y las caritas cuando se ven y se gustan!

veronica-lozano-sep-3–¿Cuánto te cambió la vida (para bien o para mal) alejarte de la TV?

–Me cambiaron los tiempos. Estoy más con mi hija Antonia, me armé rutina de crossfit porque necesitaba organizar mis mañanas. Y por la tarde estoy en lo de Nati. Para bien: tengo más tiempo con mi hija. Para mal: nada.

–¿Y en qué etapa está la relación con tu pareja, Jorge “Corcho” Rodríguez?

–Con Jorge estamos juntos hace nueve años. Lo digo y me sale un “¡Wow! Es un montón”. Tenemos una vida juntos, una hija hermosa, y junto a Iara y Juan, sus hijos mayores, armamos una linda familia. La pareja es una
construcción permanente: se ama, se grita, se llora y se ríe. Él es muy inspirador, me acompaña en mis proyectos, suma siempre. Eso es hermoso. Nos potenciamos.

–¿Extrañás la tele? Fueron diez años de AM.

–Amo la tele. Los primeros meses sí, extrañaba bastante. Pero ahora no, estoy al cien por ciento con VL. Estoy
muy feliz.

–¿Te costó acostumbrarte a esta nueva rutina? Como dicen, “bajarse del caballo” de cierta vorágine.

–Fue raro al principio, por eso me armé cosas. En la fantasía me daba miedo, antes de terminar AM pensaba: “Cómo voy hacer, me voy a morir (¡soy melodramática!), qué será de mi vida”. Y la verdad es que me adapté y me puse muy creativa (risas).

“Si el canal no está seguro de poner un proyecto al aire, prefiero no forzarlo para que después no me rajen al mes…”

–En varios reportajes contaste que eras una “enferma del rating”. ¿Cuál es tu obsesión hoy?

–¡Lo sigo mirando! Todo el tiempo (risas). Ahora mi obsesión son los vestidos. El lanzamiento, la campaña: estoy en todo. Me encanta, es como si fuese mi programa de TV. Amo el trabajo en equipo, con Marité planeamos la campaña, el modo, los tiempos. Con Cristina e Irene, que son profesionales y amigas, el make up y el pelo. Natalia ha sido y es muy generosa: me deja ser y se entrega. Es un placer. Ella, Georgina, Lu y Pilar son un equipo fantástico.

–También dijiste: “Antes de subirme a la tele de hoy, prefiero quedarme en casa haciendo vestidos”. ¿Qué es lo que ves que no te gusta? ¿Creés que están cayendo bajo en busca de repuntar el encendido?

–Creo que desde hace unos años la tele se ha ido modificando, la demanda es otra y las opciones son miles: contenidos on line y on demand. Cuando dije eso me refería y me refiero a que si el canal no está seguro de poner un proyecto al aire (como fue en mi caso, que teníamos fecha para el 6 de junio con otro programa en Telefe), prefiero no forzarlo para que después no me rajen al mes. Prefiero bancar y acompañar. No forzar nada. La tele me gusta: respeto y valoro cada programa que está al aire, es muy difícil producir, sobre todo si es un programa diario.

–¿Sos de planificar? ¿Dónde te gustaría estar de acá a un tiempo?

–No mucho. Aparecen las posibilidades y voy viendo qué me pasa con eso. Me imagino en la tele, produciendo o delante de cámara. Y también haciendo más vestidos.