Un resumen de las Fashion Weeks locales en este análisis de nuestra it girl favorita.

La llegada de las nueva colecciones nos encuentra con los ojos bien abiertos. Es un momento del año en el que el clima no es directamente proporcional a lo que se viene; donde cada quien atiende su juego y busca destacar su estilo de manera original y única. Ahora es necesario hacer foco para poder captar la bajada de tendencias y, con estas, las máximas de la nueva temporada.

Después de un mes de presentaciones en Buenos Aires, dentro y fuera del marco de la BAFWeek, Designers BA y Argentina Fashion Week, podemos percibir, seleccionar y adorar aquellas tipologías, texturas, colores y siluetas que toman la posta.

instagirl-sep1

Empezando por la paleta de color, se hace evidente que este verano el blanco y negro en contraposición será la combinación exquisita para todo tipo de prendas lánguidas, ceñidas y con recortes. A esta dupla de todos los tiempos se le suman tímidamente colores como el rojo, junto con celestes y rosados. Los detalles de flúo en estampas, recortes y primeras pieles también darán un guiño de interés: podemos percibir esto en colecciones como las de Tramando y House of Matching Colors.

Si hablamos de los estampados, las tan proclamadas flores se traducen al contexto, están en el arte y se perciben de manera natural. En cuanto a las prendas, lo que prima son, sin duda, las ilustraciones, los dibujos en puño y letra, como los de Deleon, y las tramas que forman inspiraciones de la naturaleza, como aves, que se reinterpretan en miles de colores en la última colección de Mariana Dappiano. La novedad como recurso son, sin duda, los volados y chabots que exceden la silueta, se multiplican y funcionan como terminaciones exquisitas. También se destacan los nudos como una terminación y detalle de ajuste que connota simpleza e insinúa. Quedan en evidencia en colecciones como la de Nous y Juan Hernandez Daels.

La superposición de prendas es la nueva forma de percibir la silueta, especialmente en capas. Hilando en detalle, vemos argollas marineras, flecos y terminaciones de pespuntes a contratono, que son la sensibilidad de esta nueva temporada y hacen de una tipología simple y básica, una prenda única e irrepetible. Le dan ese detalle, ese acento particular a cada ítem.

Por último, no quiero dejar de destacar el interés por lo artesanal en estas nuevas temporadas: el valor por lo bordado, decorado y estampado de manera anual cobra interés y es sin duda un agregado de calidad, emotivo y cargado de sentido.

Esto es lo que pronostica la pasarela, luego veremos cómo las tendencias bajan a la calle, cómo cada quien las interpreta para transitar el verano que, sin pensarlo, ya está a la vuelta de la esquina.

La temporada está servida, elige tu propia aventura.