El diseñador, socio de la modelo Guillermina Valdés en la marca de calzados Valdez, cuenta cómo surgió la empresa, analiza sus colecciones y anticipa sus proyectos.

Hace cinco años, Fabián Paz sumó a su currículum el título de empresario, creando junto a su amiga, la actriz y modelo Guillermina Valdés, una marca de zapatos de diseño artesanal con claros toques femeninos y sexy. En esta entrevista, el diseñador habla del gran momento
de expansión que están viviendo y de la rápida popularidad que tuvieron en los medios gracias a Marcelo Tinelli.

–¿Es cierto que tuviste que aclarar reiteradas veces que el presupuesto inicial de Valdez no lo había puesto Marcelo?

–Hay un imaginario colectivo que cree que todo es de Marcelo. La marca la empezamos hace cinco años más o menos, antes de que Guillermina y Marcelo fueran pareja.

fabian-paz-1

“Nuestras colecciones tienen mucho color, es una particularidad que nos diferencia.”

–¿Por qué se eligieron con Guillermina?

–Porque somos amigos hace mil años. Ella tenía ganas de hacer algo conmigo y yo lo único que sé hacer son zapatos. Con los ahorros de ambos alquilamos un espacio, hicimos una colección muy chiquita y como yo tenía conocimiento del negocio, salí a ofrecerlo al interior apoyado en el nombre y la imagen de Guillermina. Por eso le pusimos “Valdez”, porque a nivel marketing nos iba a ayudar. Igual el apellido de Guille es con “s” y el de la marca es con “z”. Yo soy Paz: ¡algo mío tenía que haber (risas)! Cuando estábamos por abrir y lanzar todo a lo grande, ella se pone de novia con Marcelo. Y convengamos que él le dio un golpe de popularidad a la marca,
porque ya antes de empezar estaba siendo conocida.

– ¿Cuál es tu rol dentro de Valdez?

–Soy el director creativo, hago las colecciones junto a mi equipo, estoy todo el día en la oficina, manejo los locales, hago bajada de tendencia y me ocupo de hacer los viajes de producto. Soy muy obsesivo, miro muchas revistas, me nutro, me gusta ver qué usa la gente en la calle, busco diseñadores nuevos, más allá de que después no puedas llevar todo eso a la práctica porque si te hacés mucho el loco con los diseños podés generar prensa pero después, a la hora de las ventas, estás complicado.

–¿Cuáles son tus destinos favoritos para este tipo de viajes?

–Cualquier viaje es inspirador, así vayas a Jujuy, Salta, Bolivia, Milán o París. Todo viaje te abre la cabeza y es disparador de ideas. En general voy a Milán y a Nueva York, confieso que me gusta un poco más Milán porque además de ser cuna del mundo fashion, lo es también del zapato.

fabian-paz-julio

“Estamos haciendo un producto que las marcas ya no hacen, elegante y femenino.”

–¿Cuáles son los materiales más recurrentes en tus colecciones?

–Trabajo mucho con gamuzas y me gusta que haya color. Nuestras colecciones tienen mucho color, es una particularidad nuestra porque en general las marcas le escapan mucho y van a lo comercial. En nuestro caso, el color nos diferencia. Creo que estamos haciendo un producto que las marcas ya dejaron de hacer, un zapato elegante y femenino.

–¿Qué tipo de zapato nunca harías?

–Nunca haría esas bases que parecen ladrillo, de ninguna manera, me niego.

–¿Cuál es el hit de Valdez en invierno?

–Las bucaneras. Creo que volvimos a ponerlas de moda porque en un momento estaban medio vapuleadas y nosotros las reivindicamos, fue lo que nos explotó esta temporada. De todos  modos, hacemos zapatos bastante atemporales, podés usarlos en cualquier momento. Para el frío trabajamos mucho con el azul, que es el color emblemático de la marca, el degradé y la  mezcla de texturas, cuero con gamuza, reptiles y charol.

–¿Fue importante tu experiencia como trabajador en una fábrica de zapatos?

–Me encantó y es lo que más extraño. Yo estudié con un profesor que te enseñaba el oficio del zapato y no solamente a diseñar: yo sé hacer los moldes, armar un zapato y cuando voy a la fábrica entiendo todo.

–¿Te resulta más sencillo diseñar para una mujer que para un hombre?

–¡No! Deuda pendiente: zapatos de hombres. Es lo que se viene para Valdez. No ahora porque estamos sumergidos en abrir nuestra franquicia en Córdoba, pero ya va a llegar.