Con más equipamiento de confort y seguridad, un leve restyling delantero y sistemas de conducción de avanzada, la pick-up mediana de Ford intentará recuperar terreno en su segmento.

En medio de un escenario selvático en la provincia de Misiones, Ford Argentina fue el anfitrión del lanzamiento regional de la nueva Ranger. En esta etapa presenta un leve restyling delantero y suma equipamiento de confort y tecnología interior para conformar una oferta de 14 versiones combinadas en carrocería de cabina simple y doble, motorizaciones diesel y nafta y transmisiones manuales y automáticas.

Durante dos días de test drive, un equipo de El Planeta Urbano probó este flamante modelo en un circuito off road armado en la selva misionera y, después, en un recorrido sobre el asfalto de las rutas provinciales.

La carrocería muestra otra imagen en su parte delantera. Allí se observa una nueva parrilla hexagonal que adopta el “family face” de los modelos de Ford a nivel global: bordes cromados para las versiones más equipadas y el óvalo azul en el centro. Tanto los laterales como la zona trasera no presentan cambios con respecto a la pick-up ya conocida, excepto que ofrece llantas de 18 pulgadas para la versión Limited.

Una de las sorpresas en esta nueva Ranger se encuentra en su interior, que cualquiera podría confundir con el del Ford Focus. Entre otros elementos novedosos, se destacan el panel de instrumentos con una pantalla táctil de ocho pulgadas donde se ubica el sistema multimedia Sync MyFord Touch, que incluye un avanzado sistema de audio, GPS, climatizador bizona, conectividad a través del celular y una cámara de visión trasera para estacionamiento. Vale resaltar que las versiones XLT y Limited vienen con un tablero de instrumentos con dos pantallas digitales de 4,2 pulgadas, que informan datos sobre consumo de combustible, autonomía, velocidad promedio y tiempos parciales, entre otros.

Otros cambios son la inclusión del Control de Freno en Pendiente; Compensación de Vibraciones en el Volante; Cruise Control; un eficiente Sistema de Presión de Neumáticos, y una Asistencia Eléctrica para la Dirección (reemplaza al sistema hidráulico) que viene con un sistema que ayuda a compensar la fuerza de vientos laterales, en especial en la ruta.

ranger-mayo3

La nueva Ranger no modificó sus motorizaciones para esta versión de su pick-up, por lo que continúa con el propulsor naftero de 2.5 litros Duratec de 166 CV; el turbodiesel Puma de 2.2 litros y 125 CV, y el también turbodiesel de 3.2 litros de 20 válvulas y 200 CV, al que se le efectuaron ajustes en el turbo para mejorar tanto su eficiencia como la curva de torque, además de reducir las vibraciones.

Por el lado de las transmisiones, el naftero se asocia con tracción 4×2 y caja manual de cinco marchas; el turbodiesel 2.2 lo hace con opciones 4×2 y 4×4 y caja manual o automática de seis velocidades, y el 3.2, de tracción simple o integral, se acopla a una caja manual o automática, ambas de seis marchas.

Por último, en materia de seguridad sumó el airbag de rodilla, ahora cuenta con siete bolsas de aire en las versiones Limited y XLT, así como los ganchos Isofix para sillitas de bebés y niños, y un cinturón de la plaza central trasera de tres puntos. El equipamiento se completa con los controles de Estabilidad, de Tracción, el Electrónico de Descenso, el Asistente de Partida en Pendiente, el de Carga Adaptativo, el Antivuelco y el de Balanceo de Tráiler. Y algo importante: a partir de ahora ofrece una garantía de cinco años o 150 mil kilómetros, la mayor de su segmento. Con todo esto, la nueva Ranger se perfila como una competidora importante en el mercado 2016, donde cada vez más usuarios parecen optar por una pick-up equipada en lugar de un auto de alta gama.