Por qué uno de los autores más celebrados de la actualidad eligió que su siguiente proyecto sea un cómic de superhéroes.

cultura-mayo3Es una lástima que las obras de Ta-Nehisi Coates aún no estén editadas en castellano. Su más reciente libro, Between the World and Me, es un fascinante ensayo de no ficción sobre las relaciones de raza en los Estados Unidos, en forma de una carta del autor a su hijo adolescente: una reflexión absolutamente personal y relevante sobre qué significó ser negro en el pasado y qué representa en la actualidad.

Lo último de Coates, uno de los unicornios literarios en los que coinciden público y crítica, no sólo lideró los rankings de venta por varios meses, también encabezó las listas de lo mejor del año de múltiples publicaciones, del The New York Times a la Vogue, y le mereció al escritor el codiciadísimo National Book Award y la beca MacArthur que otorga casi un millón de dólares para que el autor recipiente haga “lo que quiera”.

Por supuesto, los ojos de miles de lectores en todo el mundo se posaron sobre el prodigio, a la espera del anuncio de su próximo gran proyecto. Lo que no tuvieron en cuenta es que Ta-Nehisi Coates es un nerd. Y que su sueño era hacer un cómic para la editorial Marvel. Los esnobs levantaron las cejas, asombrados de que Coates depositara su interés en un arte que, en varios círculos intelectuales, es considerado menor.

Pero para Coates, esta posibilidad es un sueño realizado: “Pasé los mejores días de mi vida entre revistas de Spider-Man y los X-Men.

Siendo niño en la Baltimore llena de crack de los ochenta, encontré en los cómics un escape, otra realidad donde a menudo los débiles y acosados transformaban sus falencias en poderes fantásticos”.

El anuncio sorprendió el doble por la elección del protagonista de su nueva aventura literaria: pudiendo elegir a cualquier personaje del panteón de Marvel (Capitán América, Iron Man, Thor…), Ta-Nehisi optó por Black Panther, un ícono con décadas de trayectoria pero lejos de estar entre los más populares de la editorial y que, a simple vista, parece un Batman de la B. Pero una vez que se indaga en la rica historia del héroe, queda claro el porqué de la elección.

cultura-mayo1Creado en 1966 por el guionista Stan Lee y el dibujante Jack Kirby, Black Panther pasó a la historia automáticamente como el primer superhéroe negro. Su otra identidad es T’Challa, el rey de la nación africana (y ficcional) Wakanda, la más avanzada del planeta. Este mes podemos ver su debut en la pantalla grande, interpretado por Chadwick Boseman, en la película Captain America: Civil War , como preámbulo del protagónico que se viene en 2018, dirigido por Ryan Coogler ( Creed ).

El escritor anticipa que, pese a la diferencia en estilo y narrativa, su enfoque no será muy distinto del que emplea en otros formatos. La saga de once episodios, bajo el título A Nation under Our Feet , llega cargada de preguntas: “¿Puede un hombre bueno ser rey y puede una sociedad avanzada aceptar a un monarca?”, cuestiona Coates sobre las bases del personaje, a quien enfrentará a una violenta revuelta en su país, promovida por un grupo de terroristas sobrehumanos.

Como buen nerd, el flamante guionista hizo un repaso exhaustivo, no sólo de la trayectoria del personaje en el papel, sino también de la historia del continente africano y un estudio a conciencia del reciente surgimiento de la agrupación terrorista ISIS. El esfuerzo valió la pena y Ta-Nehisi Coates es, una vez más, un éxito de crítica y público: las reseñas, muy positivas, destacaron la vuelta de tuerca a un ícono que venía oxidado, y se vendieron más de 300 mil ejemplares del primer número.

Mientras esperamos su edición en castellano, celebramos la llegada de nuevos ojos a la siempre innovadora industria del cómic y el nuevo triunfo de una pluma imparable: “Esta es la realización del niño de nueve años que hay en mí”.