La flamante embajadora de YSL Rouge Volupté Shine es nada menos que la modelo más codiciada del momento y emperatriz de Instagram. Enamorada del cine, vive amenazando con dejar las pasarelas pero una y otra vez vuelve a protagonizar campañas que la ubican en lo más alto de la industria.

La actriz y top model británica Cara Delevingne siempre está en el centro de la escena. Y no sólo por su belleza y sensualidad. También por sus decisiones. Como cuando afirmó que dejaba el modelaje para dedicarse exclusivamente a la actuación y concentró toda la atención del mundo de la moda. Al final, no abandonó las pasarelas. Y otra vez volvió a acaparar todas las miradas. Fue cuando se convirtió en la imagen de Yves Saint Laurent Beauté.

Con 23 años, ganó el premio a la Modelo del Año en los British Fashion Awards 2012 y 2014 y, con casi 30 millones de seguidores, su cuenta de Instagram está entre las más populares del planeta. Trabajó para Chanel, Óscar de la Renta y Dolce & Gabbana y fue tapa de las revistas más importantes del mundo. Su faceta como actriz es tan singular como su personalidad. Participó en Anna Karenina, The Face of an Angel, Kids in Love, London Fields, Ciudades de papel, Pan y Escuadrón suicida.

Es la modelo más codiciada del momento (algunos la señalan como la nueva Kate Moss) y la embajadora de la línea de lápices labiales Rouge Volupte Shine Oil-in Stick, de YSL Beauté. En el comercial filmado en París se ve a Cara divirtiéndose con su nuevo color de labios. “Cualquier momento es una oportunidad para brillar”, dice. Y el concepto cobra vigor en labios de la modelo: “Semanas superocupadas con fines de semana palpitantes. De las salidas casuales a las locuras nocturnas. YSL Beauté sabe que la chica de 2016, superconectada y en la búsqueda permanente de diversión, necesita un lipstick simple y natural para que la acompañe en su frenética carrera. Es el cómplice de las sensaciones fuertes”.

Recientemente, volvió a revolucionar la industria posando con el clásico smoking negro de YSL para la “La Collection de Paris”, que celebra los 50 años de esa prenda. ¿La novedad? Sus pálidas curvas totalmente desnudas bajo la chaqueta.