Nuestra especialista en tendencias se sumerge en la singular aventura de explorar el guardarropa masculino. Una brújula para no perderte entre los estantes y cajones de tu chico y sumarte a la moda tomboy.

Estamos en una era en la que muchas marcas apuestan a prendas que funcionen tanto en mujeres como en hombres.

En lo personal, en cuanto al estilo, elijo pensar a las mujeres y a los hombres por separado, pero me entusiasma ver cómo esos guardarropas se entremezclan y, al mismo tiempo, jugar a identificar un ítem masculino en una mujer.

Estoy convencida de que llevar un ítem masculino es un signo de estilo y personalidad en una chica. Sin duda, llevar con feminidad prendas que estructuralmente pertenecen al guardarropa del sexo opuesto requiere de esas cualidades.

Para esta temporada en la que la tendencia tomboy florece, propongo echarle el ojo a una serie de ítems de él, de su universo, clásicos que no le faltan y, estoy segura, vos vas a querer tener.

Hablo, por un lado, de las camisas de algodón en colores claros o con rayas finas. Podes usarlas con las mangas arremangadas, abiertas tipo saco y combinarlas con prendas más femeninas y entalladas. También adueñate de esos vaqueros rotos y gastados, con historia y miles de anécdotas, los ya bautizados por la industria como “boyfriend jeans”.

Combinalos con tops y chaquetas, arremangalos y clavate un buen taco. Los abrigos también son un ítem para adoptar, desde el sobretodo de paño por el tobillo hasta las chaquetas motoqueras. Conviene buscar los más ceñidos, combinalos con vestidos bien femeninos y prendas engomadas, jugá con las texturas. Por último, el clásico de todos los tiempos, el que en cada gala pareciera reproducirse por mil mientras las mujeres eligen un vestido totalmente diferente entre sí: el traje. La elegante, correcta, eterna e indiscutible combinación de saco y pantalón no falla. Esta temporada, armate un equipo de traje en color liso y tenelo en cuenta para diferentes ocasiones, variando las partes de arriba y accesorios. Estoy segura de que no vas a parar de repetirlo.

Los hombres dejan su huella, y su personalidad se imprime en su propio estilo, ¡no los perdamos de vista! Siempre resuelven qué ponerse con simpleza, y eso es algo que como mujer admiro y mucho.

¡Arriba los chicos!