En plena pretemporada de desfiles y colecciones otoño-invierno, Lulu nos adelanta cuáles serán los cuatro puntos cardinales en materia de tendencias esta season 2016.

Percibimos la moda como “la vieja noticia de mañana”, y aquí las tendencias son el titular que encabeza la crónica.

Mutan, cambian, se reinventan y siempre nos acercan un pantallazo de la noticia que luego será vieja. Así funciona, y con gusto nos hacemos parte.

Consciente de que la nueva temporada se encuentra a la vuelta de la esquina y es este el mes en donde las novedades y lanzamientos toman protagonismo, considero un momento ideal para acercarles lineamientos y bajadas concretas a nivel macro de las cuatro tendencias que desparramaran la escena esta temporada.

Romántico posmoderno. Con colores que predominan entre los pasteles y guiños lúdicos que no pueden esquivar el poder aniñado de esta tendencia. Guiños galácticos de astros, estrellas, de animales y caricaturas que se traducen en apliques de acrílico o bordados y contrastan en la prenda. Esta tendencia propone la fantasía de imaginar un universo a medida, sensible y colorido. Personajes como el de Miley Cyrus en “BB Talk” serán inspiración.

Agénero. El entusiasmo será no poder distinguir a qué género corresponde la prenda. Allí radica la sensualidad de esta tendencia, que se manifiesta en siluetas amplias, largos modulares y colores neutros y lisos. La androginia será su guía, y la actitud fuera de pretensiones, su carta de presentación, donde lo simple no es sólo básico. Aquí se encuentra una morfología militar y un personaje como el de Annie Hall para inspirarse y reinventarlo.

Punto, línea y plano. La geometría, que interviene las tendencias desde hace algunas temporadas, hoy radica en lo esencial de las formas, con detalles minuciosos de figuras que contribuyen a un cambio radical en la percepción. Acá radica lo estructural, los colores casi no existen y la morfología se percibe más geométrica. Las obras y el manifiesto del artista Vassily Kandinsky serán de gran inspiración.

Geek, como actitud. Aquí el estilo nostálgico y nerd cobra protagonismo. Una tendencia salida de la librería donde el mix de estampados, texturas y colores otoñales que remiten a hojas secas compite y gana a la prenda, que en su mayoría se conforma de tipologías clásicas. El lujo radica en lo retro y se vuelve naif. Artesanos como el gran William Morris vuelven a la escena, se transportan a la modernidad y logran que sus obras sean de gran inspiración.

Lo cierto es que no sólo hablamos de prendas sino de estilos y conceptos. Con la moda no alcanza, hoy segmentamos la ropa junto con vivencias, estilos de vida, gastronomía y todo el conjunto que conforma a ese ser: las tendencias se traducen a todos estos aspectos y las vivimos de manera integral. ¿Hacia cuál te inclinás? ¿De qué lado estás? No hace falta una decisión concreta, el juego radica en ir y venir sabiendo cómo es el panorama de la nueva temporada. También estás invitado a tomar riesgos porque… ¡son necesarios para que las tendencias resurjan!