Las hermanas Giamportones viajaron a Nueva York para participar de los eventos de presentación del tradicional calendario de la marca, con Kate Hudson como protagonista estelar. Instantáneas bittersweet.

 

 

La presentación del CampariCalendar 2016 estuvo signada por el lema de campaña “Bittersweet”, un juego dual entre dulce y amargo: (Go)Bitter o (Go)Sweet, esa elección tenía como consecuencia el gusto de los cócteles y comidas durante los dos días de eventos. El escenario elegido fue perfecto: The Standard Hotel, uno de los más fashionistas de Nueva York. Sólo la tentación del shopping consiguió hacer salir a los invitados del famoso hotel, el resto del tiempo transcurrió en sus sofisticadas instalaciones, haciendo sociales en todos los idiomas.  

 

Brasileños, italianos, rusos y estadounidenses socializaron con bloggers de la talla de Andy Torres, de Stylescrapbook, y Sara, de Collage Vintage.

 

 

 

El color del viaje fue, por supuesto, el rojo Campari, con flores que engalanaban las mesas y bartenders que parecían salidas de gráficas de Dolce&Gabbana. El tono italiano latía en cada detalle. 

 

Pero la frutilla del Campari fue ella, la bella Kate Hudson, protagonista de doce retratos espectaculares realizados por el reconocido fotógrafo de moda Michelangelo Di Battista. Versátil y moderno, el conjunto refleja muy bien las dos caras conceptuales del calendario de este año. 

 

 

En la presentación, todos cayeron rendidos frente al magnetismo de una Kate accesible y simpatiquísima al punto de definirse “people person”. Hasta accedió a hacer un snapchat para los influencers que rodeaban la mesa. Confesa asidua de las bebidas en general, contó que el mundo Campari la conquistó y que nunca se había imaginado la cantidad de cócteles que se pueden hacer con esta gran bebida. Su preferido, el Negroni.

 

Sobre el color rojo y si lo usa en su día a día, dijo que sí. Además, contó que es el color que rige a su signo, Aries. “Hay que usarlo, tiene buena energía”, arengó la rubia de Casi famosos, y agregó que lo prefiere en los acentos, como unos lindos zapatos, un clutch o los clásicos labios. Enfundada en un Tom Ford tomate, se alejó brillando y esa fue la última vez que la vimos en vivo. Alzamos nuestro cóctel favorito, Che Boulevardier, de Seba García, y brindamos por Campari, por un gran año para todos.