Cruzamos el río y llegamos a la costa uruguaya para formar parte de una exclusiva Kinetic Design Experience, organizada por Ford Argentina.

 

Fuimos a probar el nuevo Ford Mondeo por la ruta que une a la ciudad de Colonia del Sacramento con Carmelo. Llegamos hasta nuestro destino, el Carmelo Resort & Spa Hyatt Hotel, manejando un Mondeo en su versión SE 2.0, equipado con el motor EcoBoost GTDI de 4 cilindros en línea, 16 válvulas, con inyección directa, distribución variable (VVT) y turbocompresor, que entrega una potencia de 240 CV a 5.500 rpm. Esta motorización se combina con caja automática de seis velocidades, con convertidor de par y levas al volante.

 

La tracción es delantera, con asistencias electrónicas y control de torque en curva. En giros de alta velocidad detecta si la rueda delantera interna comienza a perder adherencia y aplica el freno sólo en ese sector, para derivar el torque a la rueda delantera externa. Sin lugar a dudas, el Mondeo es ideal para manejar en ruta, está pensado para viajar cientos de kilómetros, a muy buena velocidad con absoluto confort. Los ruidos aerodinámicos se sienten sólo a altas velocidades, es seguro y siempre brinda una sensación  de aplomo total.

 

 

Tiene espacio de sobra para viajar con mucho equipaje, el acceso al vehículo es con apertura sin llave, los cerrojos se destraban al detectar que alguien con la llave en el bolsillo toca el picaporte o con código: sobre el parante central externo hay un teclado táctil para introducir una clave de cinco dígitos que abre el auto sin necesidad de llave. El llavero también tiene otros ítems, como el encendido remoto, para que el interior del auto alcance la temperatura óptima antes de subir a bordo. La butaca tiene múltiples ajustes y se puede calefaccionar o refrigerar. 

 

La enorme cantidad de funciones requiere un tiempo de adaptación y se pueden operar casi odas sin sacar las manos del volante, con botones o por comandos de voz.

 

El tablero tiene un gran velocímetro analógico y dos pantallas. La de la izquierda concentra toda la información del motor (combustible, temperatura, consumo, autonomía) y las ayudas a la conducción (control de estabilidad, alerta de cambio de carril y alerta de fatiga). La otra reúne los datos del llamado infotainment: navegador satelital, equipo de audio, teléfono y climatizador.

 

El equipamiento interior se completa con una asombrosa cantidad de enchufes y adaptadores para toda clase de dispositivos: varios puertos USB, Aux, SD, RCA tomas de 12 voltios y hasta un enchufe de 110 voltios en las plazas traseras. 

 

La lluvia y la neblina que nos acompañaron en el viaje de regreso nos permitieron poner en práctica dos importantes tecnologías de las que dispone el nuevo Ford Mondeo: el sistema de mantenimiento de carril y el detector de fatiga. El primero detecta las líneas marcadas en la ruta, y ayuda al conductor a mantenerse en el centro del carril valiéndose de una cámara frontal para monitorear la posición del vehículo y advertir si tiende a desviarse involuntariamente. El sistema puede desactivarse o configurarse en “estado de alerta”, ante un cambio de carril sin activar la luz de giro produce una vibración en el volante y una señal luminosa en el panel, y automáticamente asiste a la dirección para volver el vehículo a su curso normal.

 

Al activar el detector de fatiga, el vehículo comienza a monitorear el patrón de manejo, comparándolo constantemente con la performance de los últimos seis minutos. Si detecta un comportamiento que pueda indicar fatiga, activa alertas visuales y sonoras, de intensidad creciente, sugiriendo al conductor que tome un descanso.

 

En nuestro mercado intentará conquistar al segmento de los autos corporativos: aquellos que los ejecutivos renuevan todos los años. Son usuarios que hasta ahora compraban autos premium pero hoy desisten por los impuestos internos. 

 

Casi sin darnos cuenta, llegamos al puerto de Colonia, final de nuestro viaje, como conclusión podemos afirmar que el motor de 2.0 GTDI Ecoboost optimizó el consumo de combustible y, con la ayuda del sistema de estacionamiento asistido, el vehículo realizó los cálculos necesarios para dejarnos estacionar en el lugar detectado por el Nuevo Ford Mondeo.