Nos anticipamos a las celebraciones de diciembre con recomendaciones de nuestra bloggera e it girl favorita. Tips para que las fiestas no nos agarren desprevenidos. 

  

Lo que en efecto es una respuesta con resolución rápida para pocos, resulta un engorro y desafío para muchas. Y aunque esta búsqueda para encontrar el outfit ideal se transforme en una pesadilla, vengo a decirles “que no cunda el pánico”, porque como todo en la vida, el resultado es tan importante como el proceso (o así por lo menos lo estudiamos en la universidad de Diseño, de acuerdo la teoría Gestalt de la Bauhaus).

 

Este “camino sin salida” tiene algunas puertas y atajos: vamos por ellos. Decodificar el dress code implícito es el mejor comienzo. Entender el cómo, cuándo y dónde ya nos da la pauta del estilo de evento al que vamos, y por eso es óptimo empezar a idear cómo vestirnos. Estos códigos determinaran el tipo de zapato, los colores o la opción infalible del negro, el abrigo o escotes y también la actitud a la hora de lucir accesorios como sombreros, collares o apliques: que el contexto sea tu iniciativa es el mejor comienzo.

 

A partir de allí y con una idea clara de a dónde iremos, es bueno empezar a buscar. Estoy segura de que muchas no sólo lo hacen en su propio guardarropas, también revisan los roperos de hermanas, amigas y amigas de amigas, se juegan con algún descuento o aprovechan para stockearse de esa prenda que tanto ansían. Dentro del abanico de opciones, rescato cuatro máximas que nos ayudan a terminar de definir qué usar.

 

 

• Dale lugar al vintage: lo que elijas por su historia, materialidad y nobleza será impactante. En mi caso, nunca falla un clutch tallado a mano de mi abuela, la capa de chiffon roja que nos íbamos pasando entre las primas para los eventos cuando hacía frío y el saco tipo torero con hombreras y encastres de plata.

• Elegí prendas o vestidos de autor: el ítem desinteresado que corre con el valor agregado de haber sido pensado y creado bajo un concepto. Entre mis favoritas están las contadas piezas de la colección de Julieta Grana, los mágicos vestidos de House of Matching Colors, las exquisitas morfologías con vuelo y pliegues de Thalita y los indiscutibles futuristas de Tramando.

• Resaltá con estampa y texturas: estas prendas siempre tienen el tinte de originalidad y deben ser combinadas con algo simple.

• Descansá en el no little, sino unique black dress, que hoy juega en ligas mayores con variadas opciones de encajes, mangas de todo tipo, recortes y escote. Los 90 están de vuelta y uno de estos modelos en líneas clásicas puede ser la gran opción. Recomiendo encontrarlos en tiendas como Nous y Cibeles.

 

Por último, un guiño a los hombres: Hoy contamos con una variada oferta para ellos, y mi ojo crítico no para de sorprenderse y emocionarse al ver cómo se esmeran en desempolvar esa sutileza y brindarnos nuevos guiños. Hoy los chicos se prestan a detalles como el estampado en los dobladillos, las combinaciones de color que contrastan, los abotinados con suela a contra tono, las corbatas fit superfinas, los moños texturados, los sacos en colores fuertes, los materiales nobles y la sastrería al cuerpo. Con una gran sutileza, no dejan de sorprendernos. ¡Vamos a hacerlo nosotras también!