El cantante español radicado en Miami logró alejarse de la figura de galán latino para convertirse en una celebridad pop de alcance global. Consagrado en Europa, los Estados Unidos y Sudamérica, llega a la Argentina para presentarse el 14 de noviembre en el Estadio GEBA. Antes, habló con El Planeta Urbano desde Los Ángeles. 

  

A pocos días de su visita a la Argentina, tuvimos ocasión de hablar con el cantante y sex symbols en Los Ángeles, donde nos confesó que sigue soltero y dispuesto a estarlo durante mucho tiempo, y que la relación con su padre se mantiene tan fría y distante como siempre. Enrique, que acaba de cumplir veinte años de antigüedad como cantante, triunfa con su disco Sex and Love, que él considera mejor que Euphoria, su antecesor. Viviendo sus mejores años musicales, Iglesias disfruta de su estatus de celebridad global, superando incluso su famoso progenitor. 

 

 

–¿Por qué has titulado Sex and Love a tu nuevo álbum?

–Porque creo que el amor no puede sobrevivir sin sexo, porque el sexo te tiene que inspirar: cuando el sexo es malo, es fácil olvidarlo. Honestamente, creo que es difícil que el amor se mantenga sin sexo.

 

–¿Eres un experto en el amor? 

–No, para nada. He estrenado diez discos hablando sobre el amor y no sé nada del amor (se ríe). 

 

–¿Cómo es posible mantener una relación en privado durante tanto tiempo como la tuya con Anna Kournikova?

–No existe la relación perfecta. Todos tenemos altos y bajos y hay que luchar por lo que uno quiere. En mi caso, los buenos momentos son realmente buenos. Ella es una chica estupenda, me entiende bien, hasta el punto de que está dispuesta a hacer un sacrificio personal por mi pasión por la música. Yo la respeto muchísimo.

 

–Has crecido en una familia muy musical. ¿Qué te dijo tu padre cuando te presentaste como el nuevo cantante de la familia?

–Se enfadó muchísimo, pensó que estaba loco. No porque pensara que este era un mal negocio, sino porque es muy competitivo y creyó que yo iba a vender más discos que él (risas).

 

 

–¿Cómo es tu relación con tu padre hoy en día?

–No lo veo mucho, hemos pasado cuatro años sin vernos. De joven me peleaba mucho con él, pero a los dieciocho hice las maletas y me fui de la casa, y desde entonces hemos hablado poco, muy poco, pero lo respeto y lo quiero. 

 

–¿Pensaste que algún día ibas a vender más discos que Julio Iglesias?

–Es extraño y tal vez voy a sonar un poquito arrogante, pero cuando empecé a vender discos pensé que tal vez podía llegar al millón de copias; supongo que después de ver el éxito de mi padre me parecía natural para mí conseguir ser tan bueno como él. 

 

–Creíste que por ser el hijo de un cantante famoso tenías derecho a tu propio éxito.

–No, para ser honesto jamás me sentí el hijo de un cantante famoso. Siempre he creído en mí mismo, desde el principio, siempre he confiado en mí. Ser el hijo de alguien famoso no significa que seas bueno, si bien es cierto que te abre puertas. Personalmente, mi primera reacción cuando escuché que la hija de Elvis Presley quería cantar fue negativa. Supongo que mucha gente tuvo esa misma reacción conmigo.

 

–Durante mucho tiempo se pensó que te habías casado con Anna Kournikova en secreto. ¿En qué estado está la relación?

–Claro que no me he casado y no pienso casarme en un futuro cercano. Todavía soy muy joven y no estoy preparado para el matrimonio. Estamos bien como estamos.

 

 

–Eres considerado un sex symbol en todo el mundo, ¿cómo te sienta esa descripción?

–Estoy tratando de disfrutar de esa imagen tanto como puedo (risas). No, es broma, es algo con lo que se puede vivir, hay cosas peores que ser llamado un sex symbol.

 

–¿Cómo es una cita romántica con Enrique Iglesias?

–Bastante simple, me gusta ir a volar en mis aviones experimentales, o a pasear en lancha. Me gusta disfrutar de la compañía de mi novia y luego ir a ver una película, esa es mi idea de un día sin trabajo: disfrutar de la compañía de los demás.

 

–¿Crees que podrías vivir sin la atención que recibes hoy en día?

–Es una pregunta muy difícil, porque la fama te consiente. He crecido en una familia donde todos eran famosos, hasta el perro, y cuando voy a cenar con mi novia la gente me reconoce. Me da vergüenza porque soy tímido y no termino de acostumbrarme, pero no sé si podría vivir sin tanta atención. No olvides que mi trabajo lo hago de cara al público.

 

–Naciste en España pero creciste en Miami, ¿te sientes estadounidense?

–Soy un híbrido que recoge lo mejor de ambos mundos; en Miami tengo la influencia de Cuba y su música, de España me encanta su comida y su gente.

 

–Has dicho que no quieres casarte, supongo que eres alérgico a las ataduras, ¿qué significa la independencia en tu vida?

–Todo, absolutamente todo, la independencia es lo más importante en mi vida. Cuando me fui de casa y empecé a tomar mis propias decisiones supe que era adicto a la independencia.

 

–¿Pero te gustaría tener tu propia familia y tus hijos en el futuro?

–Ahora mismo no, porque, como te he dicho, la independencia es clave en este momento en mi vida, pero en el futuro sí quiero tener hijos, aunque nunca sabes lo que la vida te depara.

 

–Se te asocia con una imagen muy light en la música, y has dicho en muchas ocasiones que las drogas no son para ti.

–Sí, sí, pero he visto a mucha gente utilizarlas. A mí me invitan constantemente y no es algo que me tiente, estoy muy orgulloso de pasar de las drogas, no me gusta la idea de alterar tu estado mental con toxinas. La gente que se droga no es atractiva para mí.