La capital del sol dejó de ser un destino meramente turístico de playa y shopping para convertirse en una urbe supermoderna con grandes emprendimientos arquitectónicos y una vida artística y cultural sin precedentes. ¿El dato revelador? Un 40 por ciento de las compras en esta ciudad son realizadas por argentinos.

 

En 2008, cuando la crisis internacional pegó de lleno en la economía de los Estados Unidos, el mercado inmobiliario fue uno de los que más sintió el golpe. Miami, imán para los desarrollos first class, también se vio afectada por esta situación, a tal punto que los precios llegaron a caer hasta un 30 por ciento. La ciudad del lujo y del glamour de repente había perdido ese brillo especial que la caracterizaba. Hoy el panorama es muy diferente, y Miami se perla como una meca urbanística, de estilo de vida y cultural, alejándose del estereotipo caribeño y de la ecuación shopping / playa. Así, los valores volvieron a alcanzar sus niveles habituales y tanto la oferta como la demanda muestran una reactivación importante. En este nuevo panorama mucho tienen que ver los argentinos, que juegan aquí un doble rol: son compradores y desarrolladores.  De acuerdo con cifras oficiales, existen en Miami más de 10.000 unidades en construcción que corresponden justamente a emprendimientos de lujo. El 70 por ciento se encuentra ubicado en las zonas céntricas, mientras que el 30 por ciento restante se levanta en las playas. En cuanto a los precios, muestran una recuperación casi total respecto del mal momento sufrido a partir de 2008, con una media que ya supera los USD 8.000 el metro cuadrado. 

 

Alan Faena refleja fielmente el caso de Miami como ciudad del futuro. El empresario y referente de lifestyle en América latina se convirtió en uno de los grandes players de Miami, al punto de volverse uno de los personajes más famosos de la ciudad. Faena invertirá en Miami Beach algo más de USD 550 millones para levantar un nuevo Faena District, que promete ser uno de los más ambiciosos de los Estados Unidos. Contará con un hotel, un centro comercial, un teatro anexado y residencias, que están muy cerca de colgar el cartel de sold out pese a que el valor mínimo por metro cuadrado alcanza los USD 10.000. Este megaemprendimiento traerá un detalle que no pasa desapercibido: se levantará también un museo, a tono con la fiebre cultural que hoy invade a Miami, y que tiene también eco en el negocio del real estate. El renombrado arquitecto Brandon Haw, del estudio Foster & Partners, diseñó el edificio residencial Faena House, el más buscado por la elite neoyorquina. Su penthouse ostenta el récord de haberse convertido en la propiedad más cara de Florida, alcanzando la estrambótica cifra de USD 50 millones por sólo 400 m2. ¿Quién la compró? Lloyd Blankfein, CEO de Goldman Sachs, para escapar del gélido Manhattan. Bien por Alan Faena, que inaugura su megaproyecto en diciembre de este año y dijo en relación a esta nueva etapa de su vida: “Siento la voz de una nueva revolución cultural aquí en Miami, que mirará de otra forma a los que venimos del Sur”.

 

 

“Miami, a un ritmo acelerado, se ha transformado en una de las ciudades más grandes de los Estados Unidos, lo que implica una mayor oferta de cultura, moda, espectáculos y calidad educativa”, sostiene Alejandro Goldemberg, fundador de Stripey Real Estate Development, mostrando cómo este fenómeno también viene de a mano de grandes inversiones inmobiliarias. En la misma línea opina Liliana Gómez, directora de ventas de International Sales Group: “El crecimiento cultural de Miami está explotando, ahora no sólo es conocida por sus playas sino también por ser una ciudad global. Se están invirtiendo millones de dólares en museos, parques públicos, mejoras de infraestructura peatonal y transporte. Arquitectos de primer nivel mundial están diseñando y entregando edicios icónicos que están cambiando la sonomía de Miami. Hay una mezcla cultural que hacen a esta ciudad un destino cada vez más atractivo”, indica la especialista.

 

 

Para los argentinos, la atracción por el mercado de Miami no es nueva. Desde siempre hubo un interés especial en poner un pie allí, pero ahora aparecemos en el top 3 del ránking de los compradores con mayor presencia. Se estima que el 40 por ciento del total de compras que se realizan en Miami corresponde a consumidores argentinos. Este fenómeno tiene dos explicaciones: mientras muchos buscan allí su segundo hogar, otros ven una buena variante para alquilar esa propiedad y hacerse de una rentabilidad en dólares. “El 80 por ciento de los argentinos busca propiedades ya construidas por debajo de los USD 400.000 que puedan alquilar buscando un retorno en la renta, o inversores para propiedades en preconstrucción por debajo de un millón de dólares, ya sea para tenerlo como segunda casa o revenderla en un futuro”, explica Liliana Gómez. Según la experta, uno de los mayores atractivos de Miami es que sus precios, a nivel mundial, se mantienen por debajo de otros mercados first class. Una propiedad en Miami roza los USD 8.000 por m2, contra los USD 40.000 de Londres o los USD 60.000 de Ginebra.

 

Se estima que en los últimos cinco años, sólo por nombrar a los principales, los desarrolladores inmobiliarios locales invirtieron en Miami cerca de USD 2.500 millones para levantar allí diferentes emprendimientos con un fuerte espíritu lifestyle. Entre los desarrollos de lujo que hicieron pie en la ciudad del sol aparece Paramount, un emprendimiento que contará con 500 residencias de primer nivel que encabeza el desarrollador Daniel Kodsi. Ascensores privados en cada residencia, cocinas europeas, bañeras similares a las de un spa cinco estrellas y puertas corredizas de vidrio del piso al techo son algunos de los detalles que distinguen a este proyecto.

 

 

Las residencias tendrán diferentes tipologías en cuanto a supercies y precios: irán desde los 138 m2 y un dormitorio, hasta los tres dormitorios y 243 m2. Los valores se mueven entre 750.000 y 1,4 millón de dólares. En tanto, el complejo tendrá servicio de conserjería, solarium, un centro deportivo provisto de máquinas de última generación y áreas para ejercicios aeróbicos, un spa exclusivo para los residentes y un estudio de yoga. Por otra parte, estará provisto de un parque de juegos para niños, canchas de fútbol y tenis, una terraza para practicar Tai Chi y hasta una sala de grabación. Sí, eso.

 

One ousand Museum es otro proyecto que promete revolucionar Miami desde el diseño. Ideado por la prestigiosa arquitecta Zaha Hadid, en 2016 se inaugurará este emprendimiento de lujo de 60 pisos y 83 unidades –varias de ellas penthouse–, que costarán hasta USD 5,5 millones y que tendrán una superficie máxima de 1.412 m2. Contará con un exoesqueleto de hormigón que ocultará las características particulares de los apartamentos, aportando una imagen megafuturista a la ciudad. “La torre está diseñada con un interés en cómo se manifiesta la estructura”, dijo Hadid, “evitando la genérica tipología modernista”. Hadid es una de varios de los arquitectos de renombre que están comenzando a echar raíces en Miami y que están cambiando el curso de las inversiones de bienes raíces: antes sólo se buscaban edificios frente al mar. Hoy, en cambio, prima el diseño. Entre los servicios con los que contará esta supertorre del futuro en Biscayne Boulevard aparece un conserje de seguridad privada, tres espacios de estacionamiento, piscina in-out, y hasta un helipuerto propio. Living la vida loca.

 

 FAENA INVERTIRÁ EN MIAMI BEACH ALGO MÁS DE USD 550 MILLONES PARA LEVANTAR UN NUEVO FAENA DISTRICT QUE PROMETE SER UNO DE LOS MÁS AMBICIOSOS DE LOS ESTADOS UNIDOS. CONTARÁ CON UN HOTEL, UN CENTRO COMERCIAL, UN TEATRO ANEXADO Y RESIDENCIAS.