Los objetivos y el entusiasmo que dominan el comienzo del año se van diluyendo con el transcurso de los meses y llegada esta altura parece más fácil posponer un cambio que generarlo. El empleo de EPEP-PNL ayuda a corregir esas estructuras disfuncionales de pensamiento.

 

Cada diciembre, las promesas y los planes más ambiciosos animan el brindis de Año Nuevo con un entusiasmo que tardará doce meses en reciclarse. Es lógico que los comienzos estén signados por ese espíritu, así como el deseo de que esos objetivos se cumplan o, por lo menos, estén bien encaminados pasado un tiempo prudencial. Promediando el invierno las preguntas que surgen son: ¿qué pasó en el correr de los meses con esa motivación primaria? ¿Qué pasó con esos deseos de alcanzar el éxito en nuestros proyectos y objetivos? ¿Seguimos enfocados y trabajando por eso?

 

Para muchos, lamentablemente, la respuesta es no, seguida de “lo dejamos para el año próximo”. ¿En qué se diferencia la minoría que podría contestar afirmativamente? ¿Hay fórmulas para el éxito? Ese es, precisamente, el trabajo de la Consultora Diez 10, a partir de un conocimiento efectivo que ayuda a conseguir ese éxito tan deseado. ¿Cómo trabajan? Con una poderosa herramienta denominada EPEP-PNL.

  

UNA DEFINICIÓN DE ÉXITO

Entendiendo como éxito levantarse por la mañana y ser feliz, se les enseña a las personas a autoadministrarse (lo que se traduce en aclarar los objetivos que conducirán a la concreción del estilo de vida que se desea) y a autogestionar las emociones. Este aprendizaje tiene efectos en varios aspectos: en el trabajo, genera un ambiente agradable y de compañerismo para avanzar y conseguir metas comunes, estableciendo el compañerismo; en las relaciones personales, desarrolla vínculos de amistad; en la pareja, enseña a construir y compartir el amor y a saber cómo actuar en los momentos difíciles; en el terreno de la salud, apunta a gestionar el estrés, una energía que, si no se sabe administrar, recorre el cuerpo y provoca dificultades; en la educación, colabora para ser mejores personas.

 

Todo esto es tener éxito para el EPEP-PNL. Y es lo que la Consultora Diez 10 está enseñando a un número cada vez más numeroso de personas.

 

LAS HERRAMIENTAS

Creada por Richard Bandler y John Grinder en los Estados Unidos, la programación neurolingüística (PNL) es una estrategia de comunicación y desarrollo personal muy difundida. Menos popular y más novedosa es la educación del pensamiento enfocado en el propósito (EPEP), una técnica que enseña a usar de forma práctica los últimos conocimientos sobre el funcionamiento del cerebro. Por eso se le llama neurociencia aplicada en la vida cotidiana.

 

La combinación de estos sistemas constituye una poderosa herramienta que ayuda de dos formas diferentes: enseña a enfocar el cerebro para acceder a los objetivos y a gestionar las emociones para superar las dificultades diarias y comunicarse mejor en el trabajo y con los seres queridos.

 

Para esto se realizan trabajos de coaching de forma individual y grupal enfocados en la salud, la empresa, el deporte, la educación y el desarrollo de objetivos personales.

 

Salud. Permite modificar hábitos perjudiciales al mismo tiempo que genera hábitos funcionales; ayuda a aceptar la enfermedad y actúa sobre los aspectos psicológicos que rodean a la enfermedad crónica.

Empresa. Permite desarrollar objetivos estratégicos para los distintos tipos de personas que la forman. Con herramientas especialmente diseñadas para la capacitación de los empleados y sus líderes.

Deporte. Enseña estrategias mentales para desarrollar al máximo la capacidad y desarrolla la afluencia que le permite al deportista fluir en la acción y alcanzar la excelencia, un nivel que depende de la capacidad innata sumada al desarrollo de habilidades mentales que acompañen de forma automática el accionar de su cuerpo.

Educación. Se trabaja en alumnos, profesores y maestros con el objetivo de enseñar a construir mejores personas. El propósito es que la educación no sólo forme a los alumnos con conocimientos cognitivos, sino que además aprendan a ser más solidarios, capaces de interactuar con el otro de forma empática y de tener una comunicación asertiva.

 

APLICACIÓN

El empleo de EPEP-PNL permite detectar y corregir estructuras automáticas de pensamiento que promueven conductas disfuncionales. Esos mecanismos pueden ser la imposibilidad de mantener una dieta, no continuar un tratamiento médico, la no aceptación de una enfermedad, fracasos repetidos en el trabajo, dicultades sociales o cualquier otro tipo de conducta contraria al deseo individual.

 

Se comienza por enseñar a identificar estas estructuras de pensamiento para modicarlas y en una segunda instancia a diseñar otras estructuras de pensamiento que llevan a la ejecución de conductas funcionales, permitiendo la concreción de los objetivos.