Renault Argentina presentó la segunda generación del hatch del Segmento B, en sus dos versiones, y la del SUV compacto. Por ahora todas vienen de Brasil.

  

Renault Argentina dio un paso importante para acomodarse dentro del competitivo segmento B, el que más vende en el país: lanzó la segunda generación de los modelos Sandero, Sandero Stepway y Duster Fase 2, ahora mucho más equipados y con la nueva imagen de marca de la casa francesa. La Fase 2 del Sandero exhibe un rediseño en la zona delantera con nueva parrilla y ópticas más rectas. En la parte trasera trae ópticas renovadas, así como el portón y el paragolpes con sutiles diferencias. Todo esto se replica en la versión Stepway, algo más aventurera, donde también se agregaron apliques plásticos en los paragolpes y los pasarruedas, barras de techo, una toma de aire delantera renovada, un mayor despeje de casi 20 centímetros y llantas de 16 pulgadas.

Las motorizaciones no varían de las ya conocidas: una naftera de 8 válvulas, 1.6 litro y 85 CV, y otra naftera, pero de 16 válvulas, 1.6 litro y 105 CV (este último sólo para el Stepway), todas acopladas a una caja manual de cinco marchas. El interior del Sandero presenta cambios notorios, entre ellos, la calidad de los materiales y las terminaciones. La evolución se nota en el instrumental, el volante y la plancha frontal, donde se observa una pantalla multifunción táctil de siete pulgadas con el sistema Media Nav que incluye GPS, sistema de audio con entrada auxiliar, puerto USB y Bluetooth y las funciones Eco-Coaching y Eco-Scoring que permiten una conducción más ecológica. 

El resto del equipamiento, en su máxima versión Privilege Plus, suma climatizador, cruise control, sensores de estacionamiento traseros, levantavidrios eléctricos y tapizados en cuero, entre otros detalles. Por el lado de la Duster Fase 2, lo más notable es su renovación estética y de equipamiento. Por fuera se observan los paragolpes más abultados, la nueva trompa con parrilla en negro brillante y el rombo de mayor tamaño y las ópticas rediseñadas. Sobresalen las nuevas llantas de 16 pulgadas y las ópticas laterales, ahora con tecnología led. En su interior se destaca una renovación en sus materiales, en especial en el instrumental, el volante y la plancha central.

De serie, trae levantavidrios eléctricos delanteros, sistema de audio muy completo, frenos ABS y doble airbag frontal. Las versiones más equipadas suman levantavidrios eléctricos traseros, el sistema Media Nav y sensores de estacionamiento traseros. 

Por último, mantiene las motorizaciones nafteras, a saber, el 1.6 litro, de 16 válvulas y 110 CV con caja manual de cinco marchas, y el 2 litros, de 16 válvulas y 138 CV con transmisión manual de seis velocidades. Ambos propulsores son con tracción delantera y se informó que la versión con tracción 4×4 estará disponible en poco tiempo más en el país.