Fanáticos de Star Wars de todo el mundo se congregaron en Los Ángeles para rendir culto a la saga galáctica y, de paso, enterarse de muchas novedades.

 

 

 Probablemente no existan en el mundo fans más fieles que los de Star Wars. Su devoción casi religiosa lleva a muchos a ver las películas de la saga hasta poder reproducir los diálogos de memoria, adqurir las múltiples reediciones de cada episodio, coleccionar cada nueva figura de acción que sale al mercado (por supuesto, nunca sacarla de la caja) y, toda vez que lo requiera, completar una despedida con el mantra de la iglesia de George Lucas: “Que la Fuerza te acompañe”. Cada año, desde 1999, tienen una misa: la Star Wars Celebration. Después de haber pasado por Denver, Indianápolis, Londres, Chiba y otras locaciones, en 2015 le tocó al Anaheim Convention Center, en California, y este periodista y fan tuvo la oportunidad de estar presente para contar la experiencia de cuatro días a puro Star Wars. En esta ocasión, hay mucho para celebrar, y además de poder recorrer un predio gigantesco colmado de muñecos, libros, disfraces, ropa, cómics y todo tipo de accesorios galácticos, el evento fue el epicentro de una avalancha de primicias.

 

A fin de año llega a los cines de todo el mundo El despertar de la Fuerza, la secuela que retoma las aventuras de Luke, Leia y Han 30 años después de la última vez que los vimos. En el primer panel del evento, con un estadio repleto, el director J. J. Abrams y Kathleen Kennedy, presidenta de Lucasfilm, presentaron el nuevo trailer de la película, que ya cuenta con casi 100 millones de reproducciones en YouTube e hizo lagrimear a fanáticos alrededor del planeta con el “Chewie, estamos en casa” disparado por Harrison Ford. También estuvieron presentes los legendarios Mark Hamill y Carrie Fisher (quien luego protagonizó otro panel en el que terminó a los besos con un fan), con la notable ausencia del recientemente accidentado Harrison Ford, compensada por la introducción de las tres apuestas jóvenes de la franquicia: John Boyega (que interpreta a Finn, ¿un stormtrooper o un jedi?), Oscar Isaac (un carismático piloto de la Resistencia) y Daisy Ridley (¿la hija de Han y Leia?). Si bien no se ofrecieron certezas sobre la trama del episodio, nos engolosinaron con un encuentro sobre el escenario entre el queridísimo R2-D2 y el nuevo droide BB-8, que no tardó en instalarse como un favorito.

 

Más allá de la nostalgia, también hubo sorpresas para los starwarseros más jóvenes: la serie animada The Clone Wars representó una excelente puerta de entrada para los neófitos, y su secuela, Rebels (en la Argentina la emite Disney XD), tomó la antorcha de la misión de sumar nuevos correligionarios. El productor Dave Filoni, acompañado por el elenco de voces, presentó el trailer de la segunda temporada, que sorprendentemente mereció tantas ovaciones como el de El despertar de la Fuerza, gracias a apariciones de Darth Vader como principal amenaza a los Rebeldes y el regreso de dos personajes de The Clone Wars a los que se creía difuntos. Más tarde ese mismo día, se proyectaron los dos primeros episodios de la nueva tanda, para delirio de los afortunados que lograron acceder a la sala. 

 

También hubo grandes novedades para los amantes de los videojuegos, en el panel de Star Wars: Battlefront, una coproducción de Lucasfilm, EA y DICE, en la que podremos ponernos en la piel de soldados rebeldes enfrentando al Imperio, en el contexto de El regreso del Jedi. Esperen apariciones de Darth Vader, Boba Fett y otros íconos de la saga, y la posibilidad de recorrer planetas emblemáticos como Hoth, Endor y hasta Jakku, un nuevo mundo creado para El despertar de la Fuerza, y que indica una conexión entre el juego y la esperadísima película. Battlefront sale el 17 de noviembre y la expansión, Battle of Jakku, se libera el 8 de diciembre para descarga gratuita. 

 

 

Las sorpresas continuaron hasta el último día, que contó con la presencia de Gareth Edwards, director de Rogue One, el primero de la serie de filmes Star Wars Anthology, que mostrará otras historias ambientadas en una galaxia muy, muy lejana: no sólo revelaron que la trama, ambientada entre los episodios III y IV, seguirá a un grupo de Rebeldes intentando apoderarse de los planos de construcción de la Estrella de la Muerte, con la inevitable confrontación bélica que eso desata, sino que además mostraron un teaser ultrasecreto (no permitieron filmarlo ni está subido de manera oficial en YouTube) que marca claramente el tono de la película que llegará a los cines en diciembre de 2016. El año próximo, obvio, habrá Star Wars Celebration, esta vez en Londres. ¿Estaremos allí? Que la Fuerza nos acompañe.