Empezó a los 16, en la época de las lolitas, y desde entonces su nombre es sinónimo de moda. Hoy, la mirada que supo hechizar a las grandes marcas indaga desde el otro lado de la lente.

 

 

La agitada vida de esta supermodelo internacional de la agencia Muse Management parece haber encontrado un poco de calma en las cálidas arenas de Miami, donde supo construir una rutina familiar y desplegar una nueva pasión, la fotografía. En Teddy and I…, su primer libro de fotos, le da vida al oso amado por el hijo que tuvo hace dos años junto al empresario Pablo Cosentino, Thiago, con una serie de imágenes impactantes del icónico juguete rodeado de celebridades como Susana Giménez o Lali Espósito.

 

 

Este material, que se consigue en las principales librerías del país, fue presentado con gran repercusión en Buenos Aires y tiene previsto un segundo paso de expansión en los Estados Unidos. Entre tanto, Daniela sigue alimentando su espíritu con clases de yoga, cuidando su cuerpo con comida orgánica y perfeccionando el arte de su nuevo oficio.

 

 

–¿En qué momento de tu vida te encontrás?

 

 

–Estoy en un momento de felicidad absoluta; me siento plena con mi familia y mi trabajo.

 

 

–¿Cómo es tu vida en Miami?

 

 

–En Miami es donde encontramos una rutina diaria: escuela, mucho trabajo en mi estudio, yoga, programa semanal con amigas. Si nos encontramos en otra ciudad no seguimos ni horarios ni obligaciones. Simplemente vamos organizando la agenda según qué va surgiendo (…)