Todo el mundo quiere estar en forma, pero hay que saber elegir la actividad que mejor funciona para cada uno. Los maratones son excelentes, pero no para todos, y los que los dejaron se volcaron a la bici. ¡Tenían razón!

 

 

En los noventa el furor por correr creció exponencialmente. Las carreras de 42 km estilo maratón se convirtieron en una novedad en Sudamérica a pesar de que en los paí- ses del Norte ya tenían una larga tradición.

 

Pero cuidado, aun realizando un entrenamiento óptimo, de al menos seis meses, de forma escalonada, con los respectivos momentos de descarga (regenerativos), una buena alimentación y cuidado en general, los maratones pueden provocar lesiones articulares. Ocurre que hay distintos biotipos físicos y cada persona tiene un registro deportivo propio, por lo que a la hora del alto impacto hay diferentes resultados. Es por esta causa que muchos de los adeptos a las carreras experimentaron que pedalear es un muy buen sustituto. Según especialistas, el ciclismo es uno de los deportes más completos, ya que mejora la tensión arterial y las funciones cardiovasculares, ayuda a mantenerse en buen estado y a tener mayor flexibilidad en las articulaciones, además de optimizar la oxigenación del cuerpo. Tiene otro atractivo, logra un gran gasto metabólico, ayudando a la lipólisis (pérdida de peso) en poco tiempo. Y como si fuera poco, la bicicleta es también un medio de trans- porte ecológico y barato. Para realizar un entrenamiento progresivo, conviene comenzar con un plan. Lo ideal es pedalear tres veces por semana en sesiones de 30 a 45 minutos, con una intensidad baja o mode- rada. Luego se pueden ir aumentando 10 minutos por semana y subir a cuatro y a cinco sesiones.

 

¡Importante! cuando vas a realizar la actividad, tratá de mantener la cadencia del pedaleo constante porque así el beneficio es mayor. Conviene usar las bicisendas: entre el tránsito y los pozos que a veces presenta la ciudad una caída es poco manejable. Hay que usar el casco obligatoriamente, no meterse entre los autos escuchando música y llevar siempre una bebida para hidratarse.

 

La alimentación también es un factor que hay que considerar y no descuidar, ya que si el objetivo es bajar de peso, es importante ingerir alimentos magros. Una vez finalizado el ejercicio, se recomienda ingerir carbohidratos y proteínas con el objetivo de tener una mejor recuperación muscular.

 

Tres razones PARA EMPEZAR A ANDAR EN BICI

  • La bici fortalece la zona lumbar, los abdominales y también los músculos del tren inferior.
  • Es un excelente ejercicio cardiovascular que reduce los factores de riesgo de la hipertensión arterial y la diabetes.
  • Mejora el rendimiento laboral ya que al oxigenar el cerebro ayuda a pensar con más facilidad, libera endorfinas (hormona de la felicidad), algo importante para combatir el mal humor y aliviar la depresión.