Actriz de culto, diva hollywoodense, ícono cool y fetiche de hombres y mujeres. A pocos días de volver a pelear por un Oscar con la película Still Alice, habla sobre el papel más comprometido de su carrera.

 

Elegante, amable, siempre sofisticada y muy simpática, la actriz Julianne Moore nos recibió en Nueva York para hablar sobre sus nuevos filmes, Seventh Son y Still Alice, el día de su cumpleaños. Durante la entrevista alabó al actor Jeff Bridges, con quien compartiera protagonismo anteriormente en The Big Lebowski. En Seventh Son, Moore interpreta a la maléfica y poderosa bruja Madre Malkin.

 

 

–Feliz cumpleaños, ¿cómo lo está pasando?

 

 

–Genial. Mi marido acaba de regalarme una funda dorada para mi teléfono y un anillo muy bonito. Mi hijo me ha dado unos pendientes con sus iniciales y mi hija una manta, porque sabe que me gustan mucho. Ha sido un gran cumpleaños.

 

 

–¿Qué la atrapó de su personaje como villana en Seventh Son?

 

 

 

–Yo quería interpretar a una bruja retorcida (se ríe). Creo que una actriz debe interpretar un personaje de estos alguna vez en su carrera. Fue muy divertido convertirme en una excéntrica villana. Lo hice por mí, para entretenerme (…)