Con 19 años, el hermano mayor de la protagonista del fenómeno Violetta, estudia en la facultad, acompaña a su familia por el mundo y afianza un estilo personal definido por el amor a lo que hace y una prometedora vocación de Dj.

 

Cargar con un apellido famoso no es fácil. Que se refieran a uno como “el hermano de…”, tampoco. Francisco Stoessel tiene 19 años y una hermana que conquista Europa y América con su carisma y talento. Aun con el vértigo que produce la fama, a Fran no le pesa esa mochila y busca su camino en festivales de música electrónica. Reparte su vida entre la facultad, donde estudia Comunicación Social, la música, las giras de Violetta y los momentos en familia. Mirada atenta y sonrisa imborrable, le brillan los ojos cuando menciona a sus padres o a su hermana en el medio de alguna historia. El núcleo familiar es todo para él y separarse de ellos no siempre fue algo que lo hizo sentir cómodo. Aprendió al paso y vivió su adolescencia rodeado de amigos. Te presentamos al mayor del clan Stoessel que, con su pasión por la producción musical, ya está logrando que su trabajo suene en todo el mundo.

 

 

–¿Qué es la música para vos?

 

 

–La música es todo. No podría pasar más de un ratito sin escuchar una sola canción. La escucho en los momentos buenos y en los malos. Lo primero que hago cuando me subo al auto es poner un tema. La música me ayudó a poder identificarme como persona, me llena.

 

 

–DJ Fran Stoessel…

 

 

–Arranqué con Fede Ruiz a hacer un curso intensivo de DJ durante el verano del año pasado. Me fui a Europa con mi hermana y los primeros meses de 2014 me entrené para comunicarle a la gente que yo iba a dedicarme a esto. Desde chico que me encanta la música y no me pierdo ningún festival. Me di una oportunidad a mí mismo de poder hacer lo que me gusta basándome en un estilo de electrónica comercial (…)