¿Ejercitar para rendir más y mejor en la cama? Sí, damas (y caballeros), es posible. Desde el yoga en sus diversas variantes hasta el baile del caño, hay un montón de técnicas que ponen el cuerpo en óptimas condiciones para el amor.

 

No solamente para tener el mejor cuerpo, sino también para perfeccionar el desempeño y la satisfacción, existen rutinas de ejercicios que se combinan con el sexo a la perfección. Sin límite de edad, peso o género, muchos se animan a estos deportes que pretenden ayudar a derribar las barreras propias y encontrar el camino hacia el placer.

 

 

Se sabe que el sexo ayuda a bajar kilos y libera endorfinas que mejoran el humor y la energía. Está tan comprobado que hoy es tendencia retomar algunas prácticas milenarias y otras más modernas con el fin de mejorar la función sexual.

 

 

El año pasado, bajo el #FitSex –aludiendo a la conjunción del fitness y el sexo– Instagram se inundó de imágenes con ejercicios que ayudan reafirmar los músculos y probar nuevas posturas para la hora de gozar en pareja.

 

 

Esta movida la comenzó un gimnasio en Colombia que aduce ser el primero de ese país en dedicarse únicamente a incrementar el rendimiento sexual. Esa tendencia se hizo tan viral en la web que llegó a ser una de las más fuertes de 2014.

 

 

“El bienestar físico es la gran obsesión del mundo moderno. Buscando esto han surgido múltiples novedades en ejercicios, nutrición y estética, pero este progreso y sofisticación del estar en forma no alcanza todas las esferas orgánicas y el gran olvidado es el bienestar sexual”, advierten los directores de este lugar. “Para alcanzar bienestar sexual se requiere firmeza y tonificación de los músculos sexuales o piso pélvico, un órgano sexual activo tanto en mujeres como en hombres.” Ahí proponen seis niveles, cada uno de seis sesiones de media hora, que se hacen de una a dos veces por semana, de acuerdo con el deseo y la capacidad de cada persona.

 

 

Repasando historia, la práctica pionera por excelencia es el yoga, que cuenta con varios estilos que se ocupan de beneficiar la rutina sexual. Por ejemplo, el kundalini yoga, que a través de asanas (posturas), mantras (cantos), danza y respiraciones específicas trabaja la relajación integral del cuerpo y la mente. Sirve para superar “la falta de libido, las represiones, los temores, la baja autoestima o autocompasión, la perversión sexual, la violencia o la ansiedad involucrada en el acto sexual”, explica Ariel Prem, profesor titulado de por la Asociación Española de Kundalini Yoga. Lo que se trabaja ahí son los “desequilibrios de la energía de los chakras básicos, renovándola, abriendo así una nueva perspectiva a nivel físico y sobre todo a nivel mental”, agrega.

 

 

El bikram yoga es otro estilo, que implica en una hora y media de clase realizar una serie de 26 posturas (asanas) y dos ejercicios de respiración (pranayamas) en un espacio calefaccionado a 40/42° de temperatura. “Esto permite tener una mayor oxigenación e irrigación sanguínea en el cuerpo”, señala Carla Cristofori, profesora en Bikram Yoga Buenos Aires. “Hay ejercicios que tonifican el sistema reproductivo.

 

 

Esto sirve para disminuir síntomas de enfermedades crónicas y brinda mucha energía.” Se debe practicar de forma constante, por lo menos tres veces por semana, para alcanzar una transformación no solamente física, sino mental y espiritual.

 

 

Y sin duda el tantra es una de las tradiciones más antiguas que permiten alcanzar el placer puro. Sin ser una forma sexual del yoga, su filosofía nació hace miles de años en las montañas del Himalaya como contraria a las ideas de los sacerdotes hindúes, quienes creían que para darle un sentido puro a la vida era fundamental dejar de lado el placer corporal. Así es como los fundadores del tantra conciben al cuerpo como sagrado y le prestan una atención primordial no solamente a su aspecto físico, sino también al emocional y al espiritual.

 

 

“En la actualidad, el tantra es el camino de la autorrealización personal. Es un proceso en el cual el hombre puede cortar con las contradicciones de su mente y todo lo que lo esclaviza para lograr el equilibrio entre cuerpo y mente”, explica Maximiliano García, responsable del taller de Tantra Kriya Yoga del espacio Masajes para el Alma.

“Desde hace siglos estamos sometidos a una moral que nos reprime la sexualidad como si  fuera algo impuro, pero es algo sagrado que nos lleva a la unidad con el universo”, agrega.

 

 

Luego de realizar alguno de los talleres o secuencia de clases para entender cómo funciona la técnica, se recomienda dedicarle una hora y media tres veces por semana. Se puede desarrollar de forma individual o en compañía. “Hay algunas sesiones exclusivas para parejas que trabajan una mayor conexión con la intimidad y el erotismo realizando posturas combinadas de a dos, sutilmente eróticas, muy fáciles de repetir en la intimidad luego de haberlas aprendido.” Muchas personas lo llevan a cabo, justamente, para reavivar el fuego.

 

 

Mucho más que el baile del caño

 

 

Ya sabemos que esta disciplina está muy lejos de ser únicamente para bailarinas exóticas. Muchas famosas, como Jessica Alba, Carmen Electra, Demi Moore y Shakira se han animado a probar el pole dance para ganar confianza con su cuerpo. Es una danza casi exclusivamente para mujeres que combina técnicas de acrobacia, palo chino, yoga, pilates y gimnasia artística alrededor de una barra.

 

 

Sin necesidad de sacarse la ropa, utiliza métodos del striptease para desarrollar una actividad deportiva que mantiene en forma y evidencia la sensualidad escondida de la mujer, aumentando la autoestima. Divertida, única y atrevida, esta rutina de entrenamiento físico está teniendo furor en academias de todo el país.

 

 

Para arrancar hace falta solamente tener ganas, es sólo cuestión de esfuerzo y constancia. Hay varios niveles, desde amateurs hasta muy avanzados.

 

 

“Existe un entrenamiento para atletas de alta competición que comprende desde la alimentación, pasando por un acondicionamiento físico completo, flexibilidad, elongación, fuerza extrema, contorsión y danza”, explica Mara Latasa Saloj, de Art Dance Studio, que cuenta con más de 1.500 alumnas estables en cuatro sedes y está siendo evaluado para participar de los Juegos Olímpicos 2016. “Para los que trabajamos en esta actividad desde sus inicios, en 2007, es una gran meta, un gran reconocimiento al esfuerzo y al trabajo de todos los que formamos parte de esta actividad”, explica Saloj.

 

 

En la Argentina se organiza desde hace siete años un campeonato que es el más importante a nivel regional y está avalado internacionalmente por la Pole Fitness Association, el World Pole Sport & Fitness Championship, la International Pole Championship y la Asociación Argentina de Pole Sport. Dividido en tres categorías, amateur, profesional y máster, este torneo permite lucirse a todas las atletas, para obtener una preciada corona.

 

 

La ganadora de la categoría Máster es quien representará a la Argentina en el Mundial de Pole. Esta disciplina ayuda a salir de la típica clase de gimnasia, aporta conocimiento sobre el cuerpo y hace ganar plena confianza sobre él. Además, moldea la figura de una manera única ya que por clase se pueden quemar entre 300 y 500 calorías. Cualquiera puede animarse, ya que no requiere conocimiento previo. Las primeras veces puede ser difícil, pero cada encuentro es un desafío a superar y el progreso llegará con tiempo. ¡Satisfacción asegurada!

 

 

Esta movida nació en un gimnasio que dice ser el primero en dedicarse a incrementar el rendimiento sexual.