El niño mimado de la televisión argentina volvió a tener un gran año actoral tras su resonado papel en Guapas. Además, en la vida real protagonizó el romance más cool, vanguardista y sexy de 2014 con la genial Mónica Antonópulos ¿Que más puede pedir?

 

 

–¿Trabajar es un mal necesario?

 

 

–Me gusta trabajar para no trabajar, no tengo que estar trabajando continuamente, me gusta estar al pedo y para estar al pedo tenés que trabajar.

 

 

–Venís de un año con un ritmo intenso de tira.

 

 

–Sí, fue muy intenso de emociones, pero no de cansancio ni agotador. Me gusta estar pancho. Es una gran contradicción, me quedo quieto pero al mismo tiempo estoy pensando qué hacer.

 

 

–¿Sos de estar contento con vos mismo?

 

 

 

–Sí, soy un agradecido, un autocrítico, estoy contento porque todo lo hago con un fin copado. Si no salió o salió como el culo, se aprende. Soy agradecido, no me mato (…)