En un 2014 colmado de éxitos laborales y personales, la protagonista de Guapas comparte con su autora una conversación inédita. La maternidad, el amor, la política y la amistad se debaten en esta charla imperdible.

 

Todos los días cuando me levanto lo primero que hago es pensar, junto a mi co-autor Leo Calderone, que va a hacer la azafata Mey. Va a pelearse con Donofrio. Le va a dar plata a la madre. Se va a ir a Montevideo y se va a pelear con Igna en el avión. Se va a emborrachar, se va a acostar con un desconocido, le va a sacar fotos para que las amigas lo vean, se va a despertar y él la va a agarrar haciéndolo.

 

 

En Palermo, Carla todos los días se levanta, se pone su traje de azafata y lee lo que va a actuar en el set de Guapas. Va a cuidar a los mellizos de Francisco. Va a bagayear perfumes. Se va a ir a hacer la solidaria a una fundación para que Donofrio piense que es buena y la perdone. Va a volar a Asunción y se va a quedar varada un fin de semana entero. Piensa ideas. Que le gustaría. Como lo va a hacer. Agrega chistes. Saca chistes. Habla con sus colegas, con el director, con la vestuarista. Y luego llega a Pol-ka a grabar las escenas que le tocan ese día. Y así se termina este bicho, este personaje que se ve todos los días en la pantalla de Canal 13 a las 21.15.

 

 

Cuando terminan esas escenas, Mey vuelve a ser Carla, una actriz de comedia inspirada, la esposa reciente de un economista joven, la madre de un niño de dos años que recién empieza el jardín y se vuelve loco al verla en la tele, la amiga de sus amigas, la fanática de la moda y de los restaurantes.

 

 

En un alto entre la grabación de Guapas y la prensa de su nueva película, Las insoladas, nos comimos unas masitas ychusmeamos entre secadores de pelo y ruboresque piensa de la política, como es sermamá a los cuarenta y quienes serían susconsuegros preferidos del mundo de la farándula.

 

 

Una entrevista poco común para una actriz poco común que se las ha ingeniado para hacer personajes fuera de serie. No estoy, estalla en llanto. Cuando llego con la boca roja de Mey se ríe, me da besos, quiere que lo manche, me mira la boca. Ahora ya empieza el programa y aplaude Guapas, Guapas” , sigue jugando y cada tanto cantaMamá, mamá”.

 

 

–Hace poco Ricky Martin les dijo a sus hijos quien era. No sabían, se enteraron porque la niñera los llevó a un recital y vieron al padre en el escenario. ¿Vos qué pensás que va a pasar con tu hijo, que es hijo de padres famosos, cuando crezca?

 

 

 

Ay, me tengo que poner a pensarahora, porque si pienso en el yendoal jardín de infantes ya me angustio,es un tema que ni quiero tocarporque me pongo mal.

 

 

–¿Por tener que soltarlo?

 

 

Por soltarlo y por tener que entrar en esa. Es como abrirte una cuenta en un banco. Entraste en la escolaridad, en el uniforme, en los e-mails de las mamis y los papis, en los actos. Encima, tu hijo ya tiene sus amiguitos. Ahora está haciendo la adaptación y el otro día llegamos, vio a un amigo, se bajó del cochecito y se fue corriendo a abrazarlo. Y yo pensé ¡Nooooo, ya tiene un amigo, me muero!.