Diego Irato, chef ejecutivo del restaurante Le Lac de Sofitel La Reserva Cardales, despliega su gran talento en una carta que privilegia los productos de origen y las frescas verduras y aromáticas de su propia huerta orgánica. Espíritu francés al plato.

 

Las vistas a la inmensa laguna, los jardines vibrantes de colores, un exclusivo spa y servicios de excelencia, entre muchos otros atractivos, son el marco ideal que propone Sofitel La Reserva Cardales para disfrutar de una salida en la que se conjugan lujo y naturaleza. Ya en el restaurante Le Lac, la alta gastronomía protagoniza el convite. El chef ejecutivo Diego Irato (responsable también del restaurante La Butaca y de todos los espacios gastronómicos del hotel) despliega su talento con una carta de cocina de autor y espíritu francés en la que se destacan las impecables técnicas de cocina y el cuidado por el producto de estación. Tiene un plus: la propia huerta orgánica que lo abastece de verduras y aromáticas. Ya en la mesa, los sentidos se agudizan y se preparan para el deleite. Lo primero es la vista: llega el plato y parece un cuadro que da pena desarmar. Lo segundo es el olfato: aromas de verduras recién cosechadas y carnes en su punto justo de cocción invitan al disfrute. El gusto es el que se lleva todos los premios, porque los sabores y texturas se equilibran en la boca provocando puro placer. Irato cuenta con gran trayectoria en la cadena francesa (concursó en tres mundiales de gastronomía y hoy es miembro de la Academia Culinaria de Francia).

 

 

“Hacemos todo acá: panes, pastas, helados, no compramos nada. Estamos siempre en contacto con los huerteros para ver qué se va a cosechar y también elegimos cuidadosamente a nuestros proveedores. La gente está más abierta a probar cosas nuevas, pasó la época en la que sólo pedían salmón. De hecho ya ni lo tengo en la carta, porque lamentablemente lo que conocemos como salmón está lejos de serlo. Se cría en piletas comiendo maíz, ¡dónde se ha visto!”, dice. Esa apertura del paladar de sus comensales le permite a Irato presentar ossobuco y merluza negra en la misma carta. “Hace un tiempo eso era impensable, pero todo depende de lo que uno haga con el producto, y la gente ya sabe, disfruta de estos contrastes”, afirma.

 

 

¿Qué comer? Aquí señalamos un recorrido posible, pero hay más: alcauciles gratinados con cacciota, ensalada fresca de hinojos y cítricos de temporada, con dressing de pomelo y mostaza antigua ($150) de entrada. De principal, el ossobuco en cocción larga, vegetales de temporada y papa fondant a la manteca trufada ($240) o la merluza negra en croûte de castañas de cajú y lemongrass de la huerta, con farce de langostinos y jengibre en láminas de akusay, con dashi de kombu y ostras ($380). Los postres merecen aplauso aparte: hojaldre de manzana, frangipane de almendras y parfait de miel con hilos de caramelo. Vale la pena el viaje hasta allí, no querrá regresar.

 

 

 

 

Lujo y naturaleza en Sofitel La Reserva Cardales. En Le Lac, sorrentinos con hongos, fondue de tomates y mix de brotes.

 

 

 

Sofitel Cardales: Ruta Panamericana KM 61, Campana.

 

 

Tel.: (03489) 435850. Abierto viernes y sábados por la noche.

 

 

lelac@sofitel.com / www.sofitellareserva.com