Sus curvas impusieron un nuevo estereotipo sobre las pasarelas y la llevaron a la cumbre de la moda mundial, donde se mantiene desde hace más de una década. Con más de treinta años y dos hijos, es la modelo mejor cotizada del planeta y mantiene intacta esa belleza que deja sin aliento.

 

La escalera que llevó a Gisele Caroline Bündchen a la fama fue más bien tradicional; su rostro de proporciones exactas y las largas piernas que sostienen su metro ochenta no podrían haber permanecido en el anonimato demasiado tiempo y no lo hicieron: fue descubierta con tiernos 14 años en un McDonald’s de San Pablo por un atento cazatalentos de la sede paulista de la agencia Elite.

 

 

Decidida a convertirse en una supermodelo, tres años después estaba instalada en Nueva York y en 2000 firmó un histórico contrato con Victoria’s Secret por 25 millones de dólares. Aunque ella reniega bastante de ese tipo de exposición, que considera siempre descontextualizada y deriva en inspecciones de impuestos,  la revista Forbes no le pierde pisada y en 2007 la incluyó en su lista por delante de Kate Moss y Heidi Klum. El año pasado le adjudicaron 42 millones de dólares y se convirtió definitivamente en la modelo mejor pagada del mundo. Mientras se transformaba en una megaestrella internacional, su vida privada también nutrió a la prensa con algunas relaciones pasajeras y su difundido noviazgo con el actor Leonardo DiCaprio que, entre idas y venidas, duró cerca de seis años. Hasta que conoció a Tom Brady, quarterback del equipo de fútbol americano New England Patriots.

 

 

Sex symbol nacional, Tom también está habituado a posar para las marcas y salir en las tapas de las revistas, y la química entre ellos fue instantánea: en pocos años se sucedieron la boda y los hijos, Benjamin Rain y Vivian Lake. Hoy Gisele se divierte mostrando desde su cuenta de Twitter escenas de esa vida para la que nació.

 

 

–Hoy es un ícono indiscutido de la moda, ¿pero alguna vez ha tenido un muy mal momento en ese ámbito?

 

 

–Creo que en la vida real soy muy casual, hasta un poco masculina. Por mi trabajo, a veces la gente cree que siempre me veo muy glamorosa, pero no es así. La comodidad es lo más importante en mi día a día. En realidad no creo que existan los crímenes de la moda, creo que es un reflejo de cómo te encontrás. Siempre he sido muy auténtica con la manera cómo me siento, y si en algún momento me percibí cómoda con lo que traía puesto es por como me sentía ese día. Lo único que importa a la hora de vestir es que te sientas bien.

 

 

–¿Tiene alguna rutina de belleza?

 

 

–Medito todos los días. También procuro hacer ejercicio cinco veces a la semana. Y siempre estoy variando mis actividades, a veces viajo tanto que mi actividad depende del lugar en donde esté. Si voy a la playa, me encanta ejercitarme al aire libre: correr, surfear, jugar voley o paddle. En general soy una persona superactiva y siempre lo he sido. Eso funciona perfecto más energía tengo. Hay días en los cuales trabajo 14 o 15 horas y aun así intento hacer cinco o diez minutos de estiramiento en la mañana. El punto es moverme, desde yoga hasta kung-fu, ¡no importa! Lo principal es que me divierta.

 

 

 

–Hace algunos meses publicó en su cuenta de Twitter una foto con su “glam team” produciéndola mientras amamantaba a su bebé. ¿Esa imagen es una síntesis de su vida?

 

 

–Recuerdo que cuando la tomé acababa de bajarme de un vuelo de 15 horas y tenía una hora para arreglarme para un evento. Gran parte de mi trabajo es estar peinándome o maquillándome, pero mis hijos siempre van a ser lo más importante en mi vida. Ellos son mi prioridad, y cuidarlos, a pesar de lo que esté haciendo, es mi principal responsabilidad. Yo los puse en este mundo, así que mi trabajo, antes que cualquier otra cosa, es protegerlos.

 

 

–¿Cuál es su visión de las mujeres de hoy?

 

 

–Creo que es difícil. Actualmente, las mujeres somos profesionales, mamás, hijas, hermanas y amigas. En mi caso, hay días en que me siento increíble conmigo misma porque pude jugar con mis hijos, trabajar, etcétera, y hay otros durante los cuales me voy a la cama exhausta pensando que no hice lo necesario, pero simplemente me propongo hacerlo mejor al día siguiente. He aprendido a ser mucho más comprensiva conmigo misma.

 

 

–En el video de la campaña de 212 VIP Rosé le pide a un guardia que por favor la deje entrar en una fiesta, ¿alguna vez en su vida lo había tenido que hacer?

 

 

–¡Claro que me ha pasado! Creo que cuando ponés una sonrisa en la cara tenés mucho para ganar. Cuando vas por el mundo agradecida y amable todo fluye mucho mejor. Yo vivo así. En cualquier situación siempre tengo dos opciones: puedo estar enojada, o de mal humor, o puedo sonreír. Atraés muchas mejores cosas a tu vida con la segunda.

 

 

VERY IMPORTANT PEOPLE

 

 

La presencia de Gisele Bündchen es la principal novedad en la nueva campaña para 212. Pero hay otras: Marlon, como la nueva cara de 212 VIP Men, y los más de 20 talentos it reales de Nueva York que participaron en el anuncio; personas como el blogger Bryan Boy, la DJ y modelo Leigh Lezark, la modelo y musa de la moda China Machado y los hermanos Brant, entre otros. Un elenco de VIP de Nueva York que ha hecho que la fiesta del anuncio publicitario 212 VIP Rosé haya sido real y auténtica.

 

 

“Hay días en que me siento increíble conmigo misma porque pude jugar con mis hijos, trabajar, etcétera, y hay otros en que me voy a la cama exhausta pensando que no hice lo necesario”.