A pocos días de ganar el Oscar a Mejor Actor de Reparto, el intérprete del momento conversó con El Planeta Urbano desde Hollywood. Allí, en la meca del cine, nos habló de su particular manera de encarar el trabajo artístico que lo llevó a la cima.

 

El hombre del momento en Hollywood ha pasado en una misma semana de ser el romance de Lupita Nyong’o a vivir un apasionado idilio con Miley Cyrus. El otro héroe de la cinta Dallas Buyers Club, con permiso de Matthew McConaughey, hizo historia ganando su primer Oscar luego de permanecer cinco años retirado del cine. El líder de la banda 30 Seconds to Mars, que quince años atrás fuera chico póster para millones de adolescentes, abandona su gira por Europa para alcanzar la gloria de la estatuilla. Con la alegría que produce ganar un Oscar, Leto confiesa que se siente orgulloso de Rayon, el papel de transexual que interpreta en Dallas Buyers Club. Con sus mechas californianas a cuestas, este actor con alma de profeta, a quien muchos comparan con Jesucristo en diversas páginas de internet, asegura que “los temas de interés mundial nos afectan a todos de forma muy directa”. A corta distancia es aún más atractivo que en pantalla, y si antes era un rockero con cierta pasión por la actuación, tras el Oscar ha ganado galardones como intérprete sin perder unni un ápice de su sex appeal como músico. Si no, que se lo pregunten a Angelina Jolie, que tanto se deshace en halagos hacia Leto (hasta el mismo Brad Pitt ha empezado a tenerle celos).

 

 

–¿En qué momento descubrió que podía interpretar a un personaje tan jugado como el de Rayon?

 

 

–En el instante en que leí el guión supe que tenía algo que ofrecer. Creo que siempre que se ha llevado un personaje de estas características al cine se ha ofrecido un cliché (…)