Defiende causas como la legalización del aborto y el uso de marihuana. Asegura que “hoy todos somos gays y heterosexuales” y define a los celos de pareja como algo ridículo. Libre, audaz y seductora, organiza su rutina en función de los hijos y la vida en pareja junto al actor Gael García Bernal.

 

 

Hoy es el cumpleaños de la persona con la que más me divierto en la vida. Feliz cumpleaños, mamacita eterna.” Este tuit pertenece a Gael García Bernal, el actor mexicano más reconocido de los últimos tiempos, y va dirigido a Dolores Fonzi, la chica que todos vimos crecer desde las series televisivas adolescentes hasta convertirse en una respetada actriz de corte independiente. “Divertirse es fundamental”, dirá ella después, a lo largo de esta entrevista en donde la vemos muy plantada como mujer, actriz y madre de familia.

 

 

Dolores y Gael se conocieron en 2001, durante la grabación de la película Vidas privadas, y cuatro años más tarde se reencontraron en un set porteño. Y surgió el amor, la vida en pareja, los hijos. Lorenzo, de cinco años, y Libertad, de tres, acuden a un colegio porteño y eso determina la vida actual de esta familia internacional establecida en Buenos aires. En medio de su rutina de colegios y pediatras, Dolores se hace un tiempo para despojarse del rol de madre – aunque sea por un par de horas– y posar ante nuestras cámaras como una verdadera diva del cine.

 

 

–¿Cómo es tu rutina actual?

 

 

–Todo se centra en mis hijos, y a partir de eso mecho diferentes trabajos o actividades sociales. Voy seleccionando mis proyectos con base en eso.

 

 

–¿Cómo se negocia la ciudad en la que la familia va a vivir siendo una pareja de nacionalidades distintas?

 

 

–Cuando hay chicos todo se ubica, ellos definen. Hay niños y chau, te quedás en el lugar en que ellos van al colegio. 

 

 

–Es decir, Buenos Aires

 

 

–Por ahora sí. Sucedió de esa manera, no había mucho que pensar. Yo puedo trabajar acá, Gael puede ir y venir, es más fácil así (…)