Con un diseño exterior totalmente nuevo, una potente motorización de dos litros y 170 CV y un excelente equipamiento de confort y seguridad, cuenta con las virtudes para ser el líder en su segmento.

 

En El Planeta Urbanotuvimos la oportunidad de probar por una semana la versión Titanium tricuerpo del Focus (existe otra hatchback), y en esta nota les contamos que nos pareció.

 

 

La tercera generación del Ford Focus ya se encuentra circulando por las calles del país y se puede afirmar que es un vehículo totalmente nuevo. Digno representante del ya consagrado estilo Kinetic Design, la marca de agua en todos los productos de la firma, este Focus exhibe al frente un capot con nervaduras, grandes ópticas bixenón con pestañas de led y una nueva parrilla, lo que representa un estilo más agresivo que en la versión anterior.

 

 

Desde el lateral se observan sus llantas de 17 pulgadas en color negro y una línea ascendente hacia el sector trasero. En la zona posterior, en tanto, sobresale un espacioso baúl y nuevas luces de gran tamaño con diseño envolvente.

 

 

Las medidas de este modelo son similares a las de la generación anterior del Focus: es siete centímetros más largo y tiene ocho milímetros más de distancia entre ejes. La gran capacidad del baúl es para destacar, con 421 litros, pero lo limitan las bisagras de apertura, que invaden el interior. A su vez, la boca de carga es relativamente angosta, con lo que resulta dificultoso ingresar objetos voluminosos, como por ejemplo una valija de grandes proporciones.

 

 

Al volante del nuevo Focus se percibe que los materiales y terminaciones son de una alta calidad. Las butacas en cuero son muy cómodas y permiten una posición de manejo ideal para largos trayectos por rutas. El asiento del conductor viene con regulación eléctrica y doble ajuste del volante.

 

 

El tablero y la zona de instrumentos son lo que acentúa el cambio generacional del auto. Así, entre lo más novedoso se destacan una pantalla táctil de ocho pulgadas con el sistema “Ford My Touch”, que combina el navegador, el audio, el asistente de estacionamiento y la cámara de retroceso; el volante multifunción; una computadora de abordo con pantalla color, y muchos detalles en aluminio.

 

 

El resto de lo que se observa en el interior se resume en el completo listado de equipamiento, a saber: climatizador bi-zona; sistema de ingreso y arranque sin llave; cruise control; espejos y techo solar eléctricos; sensores de estacionamiento delantero y trasero con el sistema que asiste la maniobra y lo “estaciona solo”; seis airbags; frenos con ABS; control de estabilidad; ganchos Isofix y asistente al arranque en pendientes.

 

 

Con una alta aprobación por parte nuestra en su exterior e interior, quedaba la incógnita del comportamiento dinámico de su motor naftero de 2.0 litros (una evolución del conocido Duratec), que con la suma del Sistema de Distribución Variable alcanza ahora los 170 CV.

 

 

En ruta es silencioso a altas velocidades y muy seguro en el andar por la ciudad, este propulsor demandó cerca de nueve segundos para alcanzar los 100 km/h con partida detenida y superó los 210 km/h con el acelerador a fondo en la ruta. En cuanto al consumo, las cifras resultaron las esperadas, es decir, 8 litros cada 100 km a una velocidad promedio de 120 km/h, y algo más de 11 litros en la misma distancia en el manejo urbano. Estos números se alcanzan, además, con la ayuda de la nueva caja automática Powershift de seis marchas y doble embrague que permite un andar firme y sereno en todo tipo de superficies, con una sexta velocidad bien larga para que el motor se relaje y se ubique apenas por encima de las 3.000 rpm cuando la aguja del velocímetro llega a los 130 o 140 km/h.

 

 

 

La incorporación de una suspensión trasera independiente Multilink que permite obtener un mejor apoyo en curvas (trae un sistema denominado Control de Torque en Curva que trabaja asociado al ESP) y la excelente performance de la dirección con asistencia eléctrica progresiva hacen que la dinámica sea más confortable. Esta nueva generación del Focus coloca a Ford Argentina un paso delante de sus competidores por tecnología, diseño exterior y calidad. Sin lugar a dudas, un sedán que tiene todas las chances de convertirse en el líder de su segmento.

 

 

 

Y estaciona solo

 

El nuevo Focus incorpora el Sistema de Estacionamiento Asistido, que le permite al usuario estacionar el vehículo de manera automática sin operar el volante. Una vez activado, monitorea el camino detectando los espacios libres donde el vehículo puede estacionar, realiza el cálculo correspondiente y ejecuta las maniobras necesarias de manera automática hasta que el vehículo queda perfectamente estacionado en paralelo. Está especialmente incorporado para personas que tengan problemas a la hora de estacionar: seguramente, serán las que más disfruten de este servicio VIP.

 

 

Este es el auto que tuvimos el placer de probar durante siete días. Entre las novedades más interesantes hay que mencionar la pantalla de ocho pulgadas con sistema My Touch, que combina el navegador, el audio y el asistente de estacionamiento.