El bistró del chef Antonio Soriano se renueva todas las semanas con un solo propósito: alegrar el corazón de sus comensales con cocina de mercado, elaborada con creatividad y talento.

 

Nació en Perú, donde se exiliaron sus padres, y se recibió con diploma de honor en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu, en Francia. Pero el Buenos Aires que le contaban cuando era chico siempre estaba ahí clavado en el pecho, como una deuda pendiente. Por eso, Antonio Soriano decidió vivir en la Argentina. Fue chef ejecutivo de Chez Nous, en Algodón Mansión, donde desplegó todos sus conocimientos de alta cocina, pero más tarde apostó al país con un proyecto propio. En Ástor rinde homenaje a laporteñidad y a Piazzolla, con quien se siente identificado (así como el bandoneonista revolucionó el tango con sus piezas audaces, Soriano presenta un menú original cada semana, que sacude los paladares de comensales curiosos). “Quise armar un restaurante de barrio, donde pudiera tener contacto con la gente, que sea accesible”, dice. El resultado es un bistró vibrante, con toques vintage y cocina a la vista, para ver a Soriano y su equipo en acción (si puede, siéntese en la barra). Él elige en persona cada ingrediente: “Voy al mercado y veo, si hay higos, cocino con higos. Si no hay hojas verdes, busco otra cosa. Trabajo con lo que haya fresco”. Esa flexibilidad es el corazón de su propuesta: creativa, lúdica, sabrosa. Basta vivir la experiencia de su menú degustación (de tres o cuatro pasos, $230), que comienza con un aperitivo divertido: una bandeja con mate y pava con agua helada. ¿Mate? Sí, pero con menta, lima, arándanos y Cynar, un trago delicioso que anuncia lo que vendrá. Y así siguen bocados que respetan el producto, servidos en recipientes divertidos (un plato de metal diseñado evocando el envoltorio tradicional de la manteca, una caja de pizza de cerámica atada con el piolín y todo).

 

 

 

Ástor fue elegido el mejor restaurante nuevo de 2013 por la comunidad gastronómica. Inquieto y apasionado por su trabajo, Antonio Soriano también forma parte del colectivo GAJO (Gastronomía Argentinam Joven), donde participa junto a otros chefs reconocidos por el valor de la cocina argentina y el respeto por los productos nacionales.

 

 

 

 

 

 

Fiel a la cocina de mercado, la carta presenta los productos que llevan cada paso (sólo a modo de ejemplo: carrillera + cebolla + mostaza + manzana + papines + hongos). Para tomar, siga los consejos del sommelier Pablo Colina, quien organizó una carta inteligente ordenada por enólogos y bodegas, además de cepas. Entre sus próximos planes, Soriano cocinará en Mendoza junto a sus compañeros de GAJO (Gastronomía Argentina Joven, una docena de chefs que promueven la cocina argentina), para celebrar el Malbec World Day. Y cada tanto, cuando puede, arma junto a otros cocineros amigos (como Yago Márquez) una fiesta gastronómica bautizada Calle Manduque (vermouth + cerveza artesanal + street food + música y arte callejero) que comienza dentro de Ástor pero luego toma la calle y se convierte en la celebración misma del encuentro. Para foodies curiosos.

 

 

 

Todas las semanas, Soriano elige en persona los ingredientes para su carta de pasos. Y su creatividad se dispara a medida que recorre los puestos. “Trabajo con lo que hay” es su lema.

 

 

 

Ástor Bistro

 

www.astorbistro.com

 

Ciudad de La Paz 353

 

Teléfono: 4554-0802