Los riders de Herencia Argentina cumplieron otra de sus titánicas travesías.

 

 

BITÁCORA DE UN RECORRIDO A TRAVÉS DE LAS RUTAS

 

 

En esta oportunidad, el desafío consistió en unir el Pacífico y el Atlántico en un solo viaje que incluyó varias escalas, reuniones con amigos, un shooting fotográfico para la nueva campaña de la marca y hasta un casamiento celebrado en una de las paradas de estos emblemáticos personajes. Veintisiete fueron los involucrados en la travesía, que partieron desde Buenos Aires con rumbo a José Ignacio, en un solo tramo. Allí, en la ciudad balnearia, juntaron agua del océano Atlántico y emprendieron viaje rumbo a Carmelo, donde hicieron su primera noche. Luego pasaron por rosario y recalaron en Villa Carlos Paz, Córdoba, donde los azotó una lluvia que no logró detenerlos. Así, siguieron hasta Merlo, San Luis, y renovaron las energías para encarar hacia Mendoza, donde la Cordillera de los Andes los esperaba con nuevos desafíos para sus cansadas motos. Luego de varias subidas y bajadas recalaron en Santiago de Chile, para recorrer el último tramo a Viña del Mar, dar con el sagrado Pacífico y unir así las aguas de ambos océanos.