Es una de las diseñadoras argentinas más reconocidas a nivel mundial. Siempre a la vanguardia, volvió con un nuevo emprendimiento que reúne todas sus pasiones en un único y moderno edificio.

 

A lo lejos parece una mujer más del equipo que trabaja en la fábrica. Vestida de pies a cabeza con colores oscuros y fiel a su marca, la diseñadora creativa de JT camina por todo el showroom, entre las clientas y vendedoras, planificando qué nuevas prendas colgarán de las perchas de su local. Mientras se mueve, uno se da cuenta de que no se detuvo un segundo en todo el día y no lo hará sino hasta que el sol caiga y, aún con la cabeza apoyada en la almohada, seguramente siga pensando cómo superarse mañana.

 

 

 

Una puerta frente a una cancha de fútbol entre locales de venta de repuestos automovilísticos da la bienvenida a un ambiente blanco, con mucha luz. Plantas que cuelgan del techo y un probador espejado cual prisma se destacan entre un sinfín de personal. A un lado, el café Yeite, una cocina de fusión latino-judaica con influencias del Medio Oriente, próximo a inaugurar de la mano del cocinero Fernando Trocca. Atrás, imponente, la fábrica, el taller de costura e impresión de telas con oficinas en un primer piso. Aquí se respira trabajo.

 

 

–¿Cómo surge la idea del concept store, que fusiona showroom, atelier y el café?

 

 

–Siempre pensé en un lugar donde pudiese trabajar a la mañana con mi gente, realizar los diseños y después atender a las clientas. No me gusta pasearme de un lado a otro o visitar los locales, por eso me junté con mis socios y creamos juntos toda esta idea de la fábrica.

 

 

–¿Y por qué eligió un barrio alejado de los grandes circuitos del rubro?

 

 

–Me parecía piola abrir en otro lugar donde el proyecto sea un punto al que la gente venga especialmente a comprar. Fijate lo que está pasando, viene todo el mundo.

 

 

–Alguna vez dijo que el mejor modo de arrancar algo nuevo es despojándose de lo anterior, ¿por eso decidió vender Trosman?

 

 

–Sí, yo necesitaba sacarme Trosman de encima porque quería arrancar con algo nuevo, algo más fresco. A mí me costaba mucho cuando me decían que teníamos que abrir en un shopping, me dejaba llevar, pero la verdad es que no lo sentía. Esto lo sentí, salió del corazón y es más real que todo eso otro.

 

 

–¿Este es su proyecto más personal?

 

 

–Sí, ¡mirá lo que es! Te juro que estoysorprendida porque pensábamos que nos iba a costar mucho, que íbamos a tener que hacer un trabajo de comunicación muy fuerte y no fue así. Cada uno de mis emprendimientos tuvo su cuota positiva pero creo que este es el último proyecto de ropa que voy a tener a nivel marca.

 

 

 

–Leí que para la colección de invierno 2014 de JT se inspiró en una puerta, ¿cómo nació la de verano?

 

 

–(Risas) ¡No puedo creer que lo hayas leído! La colección de verano fue inspirada en los uniformes orientales de lucha que están despojados de detalles y de ornamentación, por lo que se ve un trabajo textil más simple, sin tanto 3D como la de invierno, que tenía más pliegues, más geometría… más puerta.

 

 

–Ha dicho también que su estilo es que no se entienda lo que se lleva puesto.

 

 

–Siempre me gustó jugar con la prenda y que la gente no entienda cómo llegué a ese resultado final. Por ejemplo, quiero que parezca como un 3D pero que no comprendas si hay un nudo abajo o un pliegue pero que el volumen sea lindo y no te haga una bola.

 

 

–Tiene una clientela muy fiel: Leonora Balcarce siempre la menciona como marca favorita.

 

 

–Leo es una hermana, la amo y admiro un montón, somos realmente amigas. Me encanta estéticamente y logró un look con JT que la ayuda un montón y le potencia esa cosa rea que ella tiene, lo que yo hago es acentuar un poco sus puntos fuertes, la acompaño.

 

 

–Fue elegida como una de las mejores diseñadoras del mundo, trabajó para la firma Chanel y para Rick Owens. ¿Se puede pedir algo más?

 

 

–Soy re-buscavidas y creo que si vos deseás algo, no hay nada, ni océano, que te lo prohíba. Conocer a Rick Owens fue una búsqueda personal porque es el diseñador con el que más me siento motivada y su tribu es parecida a mi tribu, podemos tener algo en común.

 

 

–Pero no todos llegan a esos lugares.

 

 

–Son los regalos que me puedo dar, me gusta pero no me quedo en esa. Recién empiezo con JT y ya estamos vendiendo en el mejor local de Milán, salimos en style.com… Todo eso esta buenísimo, pero soy un poco insaciable.

 

 

–Siempre buscando otra cosa.

 

 

–Claro, pero no busco cosas ajenas. Hoy estoy en una búsqueda personal un poco más profunda, estoy todo el tiempo viendo cómo mejorar mis colecciones y cómo mejorarme a mí misma. Creo que esa es la búsqueda.

 

 

 

 

“Soy un poco insaciable”.

 

 

 

 

“Necesitaba sacarme Trosman de encima porque quería arrancar con algo nuevo, algo más fresco”.