Son los héroes de este siglo. Admirados por niños como ídolos que todo lo pueden y por ad ultos por su destreza y éxito, los deportistas destacados habitan un Olimpo de admiración popular. En el monte de divinidad es humanas no falta poder, privilegios, distinción y dinero.

 

La gran pregunta de esta nota es: ¿Quiénes son los deportistas más ricos del mundo? Si de billeteras se trata, quien viene reinando por sobre los demás es Tiger Woods. Según la revista Forbes ganó USD 78,1 millones entre junio de 2012 y el mismo mes de 2013.

 

 

El golfista parece ser inmune a los golpes de imagen. En 2009 –en medio del escándalo de infidelidades y separación de su esposa, la modelo sueca Elin Nordegren– parecía que su carrera y el apoyo de los sponsors habían llegado a su fin. De hecho, se retiró de los courts por un tiempo. Sin embargo, no hay mal que dure un año entero para Woods. A los pocos meses regresó y el año pasado contó ingresos por USD 65 millones sólo en anuncios publicitarios. Nike y Rolex siguen confiando en su sonrisa y golpe ganadores.

 

 

El mismo año en que se separó, Woods se convirtió en el primer atleta en alcanzar los USD 1.000 millones en ganancias. ¿Los USD 110 millones que tuvo que pagarle a su ex? Un vuelto y un episodio en el olvido. Hoy, el golfista comparte su jet privado, su inmenso yate Privacy y su casa en Florida con campo de golf y muelle privado, entre otras propiedades, con su novia esquiadora Lindsey Vonn.

 

 

El mejor tenista de todos los tiempos, según varios expertos, tiene USD 400 millones y el pasado año fiscal ingresaron USD 71,5 millones en su cuenta. El suizo Roger Federer ganó 17 torneos de Grand Slam y, en su deporte, es quien ha hecho más dinero en premios: alrededor de USD 77 millones. Federer es el atleta que más marcas representa, entre ellas Wilson, Credit Suisse, Nike y Moet&Chandon. A las empresas les encanta su imagen confiable y no lo abandonaron a pesar de que en 2010 se vio envuelto en una acusación por brindar información sobre el circuito ATP para beneficiar a apostadores. Federar salió limpio del asunto y al año siguiente fue consagrado como el segundo hombre más respetado en una encuesta sobre reputación realizada entre 50 mil personas en 25 países. En primer lugar quedó Nelson Mandela.

 

 

Federer cultiva una imagen familiar con su esposa Mirka Vavrinec, ex tenista profesional, y sus pequeñas mellizas Myla y Charlene, y se dedica a su fundación que colabora con la educación de niños, especialmente de África. Al bajo perfil de la vida privada de Federer se opone la existencia barnizada en brillantina de Cristiano Ronaldo. El futbolista mejor pago del mundo tiene un contrato por USD 23 millones por año hasta 2018 con el Real Madrid. Este año recaudó USD 44 millones y su fortuna es de USD 130 millones, de acuerdo con el sitio Celebrity Net Worth. Tiene un nuevo contrato con Nike por el que ganará USD 8 millones por año y si alguna vez deja el Real Madrid, el equipo que lo compre tendrá que pagarle al club USD 1.000 millones.

 

 

A Ronaldo le encanta la moda, posar para revistas y publicidades y usar relojes de miles de dólares. En su lista de conquistas hay hermosas modelos y actrices, y hoy se pasea con su bella y sexy novia rusa Irina Shayk. Tiene un Lamborghini Aventador de USD 300.000, además de otros autos Bentley, Porsche y Mercedes, y vive en una casa de USD 7 millones en una exclusiva comunidad de Madrid. Sin embargo, el portugués no es sólo acaudalado en bienes materiales, también lo es en autoestima. “Creo que porque soy rico, buen mozo y un gran jugador la gente me envidia. No tengo otra explicación”, dijo hace un par de años. Por estos pagos se diría que lo que no tiene es abuelita. Otra afirmación de Ronaldo que días atrás dio la vuelta al mundo es que él no vive obsesionado por ganar el Balón de Oro, el premio que da la FIFA al mejor jugador.

 

 

En las últimas cuatro ediciones la distinción fue para Lionel Messi. El argentino, delantero del Barcelona, es el décimo deportista que más dinero ganó en el último año según la revista Forbes y el primer latinoamericano en esa lista. Recaudó USD 41,3 millones en su contrato con el club y publicidades. Con el equipo español tiene un contrato anual por USD 20 millones por el próximo lustro. Se estima que la fortuna del rosarino ronda los USD 115 millones. Una de las últimas inversiones que realizó fue la compra de la casa vecina a la propiedad de 400 metros cuadrados y dos plantas que habita en la lujosa zona Pedrables, en Barcelona. Sus vecinos tenían una hipoteca y le habían ofrecido a Messi la casa, quien en un principio se negó a adquirirla.

 

 

Cambió de opinión cuando la propiedad se puso en alquiler y se llenó de ruidosos fanáticos. A mediados de este año, Messi y su padre llegaron a la tapa de los diarios porque fueron acusados por fraude fiscal en España. Saldaron su deuda y el episodio no afectó la imagen del jugador. En Rosario, Leo es conocido por su solidaridad. A principios de este año, su fundación donó USD 770.000 para remodelar el sector de hematooncología del Hospital de Niños “Víctor J. Vilela” y USD 190.000 para reacondicionar un centro deportivo de la ciudad. La fundación también está involucrada con la nueva línea de vinos, Leo, esencia creadora, de la bodega Valentín Bianchi, y con golosinas con su nombre de la empresa regional Marengo. Parte de lo recaudado por los productos va a obras de la fundación.

 

 

En su ciudad natal, Messi posee propiedades, un bar, un piso en una lujosa torre e inversiones inmobiliarias. Cuando va de visita se queda en La Casa Grande, una propiedad con vista al río Paraná y cancha de tenis; aún así, tal vez nostálgico, mantiene la casa de su infancia.

 

 

A pesar de ganar cifras siderales, Messi parece mantenerse sencillo. Tal vez su excentricidad sólo se muestra en los polémicos sacos, como el negro de lunares blancos con el que recibió uno de los Balones de Oro y el Dolce & Gabanna con flores grises y blancas que lució para recibir otro premio recientemente.

 

 

A los dos jóvenes astros futbolísticos aún les queda camino para superar a otro que se acaba de retirar con una fortuna de alrededor de USD 300 millones y sólo este último año recaudó USD 47,2 millones. David Beckham estuvo 21 años en el campo de juego y otros tantos en las páginas de las revistas. Su imagen está tan asociada al fútbol como a las publicidades de Emporio Armani Underwear, en las que se le pueden contar los abdominales.

 

 

Es que Beckham, en tándem con su esposa Victoria, es una estrella. Su casa en Beverly Hills vale USD 22 millones y es sólo una de las tantas propiedades ostentosas que fue adquiriendo y vendiendo en su vida. Recientemente la pareja se deshizo de la propiedad inglesa conocida como Beckingham Palace, por USD19,4 millones y hay rumores de que compraría el palacete de Miami del asesinado Gianni Versace, por USD 41 millones.

 

 

Beckham vive entre la cancha y un mundo exclusivodonde priman los autos llamativos (entre los que se cuenta una réplica del Porsche 911 Turbo de Steve McQueen además de un Bentley y un Rolls-Royce convertible), estadías de meses en hoteles de USD 21.000 la noche, amigos de fama mundial como Tom Cruise y Will Smith y en que regalarle un viñedo a la esposa para un cumpleaños es posible. Tanta riqueza no endureció su corazón inglés: donó su último sueldo de USD 5,3 millones en el equipo francés Paris Saint-Germain a la lucha contra la pobreza. Es como lo prueban varios de sus colegas, el Edén deportivo está habitado por deidades con pies en la tierra.

 

 

David Beckham

 

 

El inglés fue imagen de muchas y muy prestigiosas marcas de diferentes rubros alrededor del planeta. Uno de sus contratos recientes fue con la gigante textilera H&M, para la que desarrolló una exitosa colección de bodywear con prendas básicas y pijamas.

 

 

En la campaña navideña de la nueva línea para el invierno boreal se puede ver al ex jugador del Paris-St Germain luciendo las prendas en un gimnasio londinense del East End. Además, el astro británico es el embajador de Breitling en los cinco continentes y ahora se lo puede ver como la figura de la nueva campaña de los cronógrafos Breitling for Bentley que conjuga la tradición relojera suiza y el estilo británico. Las fotos realizadas por Anthony Mandler se hicieron en el desierto californiano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lionel Messi

 

 

En Rosario, Messi es conocido por su solidaridad. A principios de este año, su fundación donó USD 770.000 para remodelar el sector de hemato-oncología del Hospital de Niños “Víctor J. Vilela” y USD 190.000 para reacondicionar un centro deportivo de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cristiano Ronaldo

 

Cristiano Ronaldo, el futbolista mejor pago del mundo, tiene un contrato por USD 23 millones por año hasta 2018 con el Real Madrid. En 2013 recaudó USD 44 millones y su fortuna es de USD 130 millones, de acuerdo con el sitio Celebrity Net Worth. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tiger Woods

 

 

La mansión del golfista en Jupiter, Florida, cuenta con una pileta de buceo y otra tradicional, una pista de atletismo, un campo de golf, una casa de huéspedes, un estudio y una guardería para los yates del ex número uno del golf. Entre los lujos interiores se destacan el ascensor panorámico, un cine y un área de juegos para los chicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Roger Federer

 

 

Federer es el atleta que más marcas representa, entre ellas Wilson, Credit Suisse, Nike y Moet&Chandon. A las empresas les encanta su imagen confiable y no lo abandonan.