Este espacio sugiere fusión de cocina peruana y japonesa con bocados evolucionados. Se destacan los platos del grill a leña y sus tragos de autor con pisco. Diseño y arte completan la propuesta gourmet.

 

 

Dos Mares es, ante todo, un restaurante homenaje al mar. No sólo desde el nombre, inspirado en las costas del Perú y de Japón, sino también por su propuesta gastronómica de cocina nikkei (fusión de la gastronomía de ambos países, con especial foco en los platos con base en pescados y mariscos). La casona en Acassuso combina elegancia e informalidad en un tono justo.

 

 

Los exteriores son rústicos y predominan los elementos naturales, como las piedras, la madera y las plantas. Juan Martín Ferraro (dueño y empresario con larga trayectoria gastronómica, es también socio y fundador de Sushi Club). Federico Sánchez, quien hizo la intervención artística, explica que utilizaron materiales de reciclado como materia prima para crear espaciosy obras de arte: un árbol de palitos chinos de descarte y una escultura en hilos de colores coronan los gazebos que se encuentran en el jardín. Dentro, los contrastes entre el blanco y el negro delas paredes y el mobiliario, iluminados con gran destreza, crean espacios íntimos y cálidos y promueven la experiencia gourmet completa.

 

 

La cocina está a cargo del chef Alejandro Tarditti –trabajó con Francis Mallmann muchos años y luego se dedicó a sus propios emprendimientos–, quien explica el concepto de la carta: “Ofrecemos los clásicos de la cocina nikkei, como ceviches, anticuchos, tiraditos y sushi, pero evolucionados. El corazón de nuestra propuesta es una parrilla de mar que no es convencional, porque trabajamos con un grill a leña, a 50 cm de altura con fuego vivo. Eso hace que la temperatura suba mucho más que con las brasas y las carnes se cocinen rápido, se doren y tengan el sabor especial que les da la leña. Pero no sólo hay delicias del mar, también ofrecemos carnes tratadas de una manera especial. Por ejemplo, la chuleta andina de res, un plato emblemático de la casa, la maceramos por 24 horas en salsa de soja, pasta de ajo y aceite de sésamo que sale muy bien”. Vale aclarar que el picante típico que caracteriza a la gastronomía peruana se trabaja de manera moderada, respetando el paladar porteño que no acepta sensaciones fuertes (y se las pierde).

 

 

 

La carta de tragos creada por el sommelier Fernando Ferraro acompaña la identidad del lugar y por eso aparecen primero los cócteles con pisco (pruebe el refresco de maracuyá, con pisco, maracuyá, lima y almíbar, una delicia como aperitivo, $49). Siguen tragos de autor a base de vinos frescos y las clásicas caipirinhas. Un recorrido posible para comprender la carta: empiece con el tiradito Dos Mares (pulpo macerado y sellado a la plancha, con palta, crema fresca de rocoto y brotes verdes, $95). O un ceviche de salmón rosado en leche de tigre huacatay fresco, maíz cancha y tostones de plátano, rocoto y camotes glaseados ($93). De principal, la chuleta andina ($115), sin dudarlo. O el calamar grillado y tiernizado en jugo de jengibre, mirin y soja, más trigoto de limón sutil, ají panca, cilantro y queso ($88). Placer para todos los sentidos que este verano 2014 también se podrá disfrutar en el Parador Divisadero de Cariló, donde se podrá tomar el trago EL PLANETA URBANO, a base de espumante dulce y vodka de frutos rojos al compás de buena música y percusión activa con tambores de luz.

 

 

“La cocina es una cuestión pasional; es como un imán para mí. En Dos Mares ofrecemos platos clásicos nikkei y les damos una vuelta gourmet.” Alejandro Tarditti

 

 

 

Avenida del Libertador 15731, Acassuso

Tel: 4742-5520

Parador Divisadero, Carilo

02254 572010

www.restaurantedosmares.com.ar

Precio promedio $210 /// 100 cubiertos