No es fácil llegar a lo más alto en el deporte. Menos frecuente es triunfar. Pero mucho más raro es volver. Y qué decir de las motivaciones… Muchos podrían pensar en el hambre de gloria amenazado por el vacío, pero no: para él, nada de recuerdos. Lo suyo ahora es estrategia; alimentar nuevas generaciones de deportistas para que sus vidas giren alrededor de algo más que un balón.

 

−¿Por qué decidió volver a la práctica deportiva profesional?

 

− Es difícil de explicar. Creo que por el momento que está pasando el equipo; hay muchos chicos y quizás una persona con experiencia podría darles una mano y servirles de sostén. Fue después de una charla con Mauricio (Pellegrino, director técnico de Estudiantes de La Plata) que tomé la decisión de empezar a entrenar e ir probándome. No sé cuánto va a durar este regreso y mucho menos si es útil para el equipo (…)