Uno de los actores más sensuales, respetados y misteriosos de Hollywood vuelve a la pantalla grande con la remake de El llanero solitario. Su vida, amores, excesos y manías, en estas páginas.

Llega el momento, Kemo Sabe, en que el hombre bueno debe usar máscara”, dice impertérrito Johnny Depp con un cuervo muerto sobre su cabeza, llevando una vez más a caricatura su personaje mientras hace revivir un mito norteamericano, sólo que esta vez en El llanero solitario quien lleva la voz cantante es él, el indio Toro. Detrás de esa cortina de rayas pintadas en su cara está uno de los actores más sensuales del cine, a quien nunca le importó ocultarse bajo toneladas de maquillaje, tal vez porque sabe que a la hora de la red carpet no hay confusión ni quién se le resista. Aun hoy, con 50 años recién cumplidos (…)