El actor, cantante y bailarín que deslumbró con sus interpretaciones vocales en los musicales Cabaret y el exitoso Casi normales, protagoniza El Principito y se prepara para hacer El hombre elefante. En esta entrevista nos cuenta cómo prepara el cuerpo y el alma para ponerse en la piel de cada personaje.

Es una de las figuras más destacadas de nuestros musicales. Llegó hace 20 años de su Rosario natal y hoy con 40 años confiesa que en lo profesional le queda pendiente un protagónico en televisión y en lo personal ser padre. Alejandro Paker, devoto de la Virgen de San Nicolás, reconoce que hay cosas que le dan pánico pero que su estrategia es enfrentar el miedo haciendo aquello a lo que le teme, así fue con la actuación y se imagina que así será con su deseo de tener un hijo.

Hoy Alejandro interpreta al marido de la perturbada protagonista de Casi normales y estrenó el 8 de junio El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Diez años atrás se estrenaba en el viejo Teatro Ópera esta versión musical (multimedia con cine y teatro) protagonizada por Juan Carlos Baglietto, Patricia Sosa y Sebastián Francini. Alejandro fue de la partida de esa versión; era el Vanidoso, con uno de los cuadros más divertidos de la puesta. Ahora, es el aviador que encarnó Baglietto hace una década. Patricia Browne es la serpiente y Tomás Lepera el mismísimo Principito. Mientras, prepara uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera: encarnar y producir El hombre elefante.

 

−¿Se considera inteligente emocionalmente?

 

−Estoy en un momento de mi vida en el que me considero con cierta inteligencia. No quiero ser tan drástico y he pasado por momentos en los que no fui nada inteligente y fui totalmente inmaduro, pero ha tenido que ver con la búsqueda, con la desesperación, con la angustia de no estar resuelto emocionalmente, hace muchos años atrás. Hace nueve años que estoy en pareja y estoy bien (…)