El histórico notero de CQC vuelve a la carga en formato diario y por la pantalla caliente de Canal 13. Inteligente y arriesgado, logró que Fidel Castro pronosticara el futuro de Cuba sin su guía y que el flamante papa Francisco hablara de fútbol. Todo esto sin perder jamás el humor que lo caracteriza.

No es fácil encontrar un lugar propio en el competitivo y exigente mundo de los medios. Gonzalo Rodríguez lo consiguió como notero de CQC, el programa que en su 17° temporada fue reconocido como uno de los 50 más ingeniosos del mundo por el Mercado Internacional de Programas de Televisión (MIPT). El formato que él mismo define como “un barco difícil de manejar” le brindó al mismo tiempo la oportunidad de viajar por el mundo, entrevistar a alguna de las figuras más rutilantes y polémicas del planeta y desnudar las consecuencias de la desidia política. Pero para llegar a ese lugar tuvo que emprender un viaje iniciático que lo llevó primero desde su Balcarce natal –ciudad en la que se lo recuerda como uno de los primeros disc jockeys– a Buenos Aires. En la capital, inició la carrera de Periodismo Deportivo luego de fracasar en su intento por convertirse en locutor y de pasar por las aulas de la Facultad de Medicina. Pasaron varios años desde aquel tiempo, que hoy recuerda con una sonrisa.

 

–¿En sus años de disc jockey ya era una persona muy popular?

 

–No. En ese momento la cabina del DJ no estaba muy expuesta porque sólo pasaba música. Igualmente, cada tanto alguna chica subía. De hecho, mi mujer actual lo hizo varias veces. Fue mi primera novia (…)