El street art tomó las calles a fines de los setenta y está más vivo que nunca. Este mes, en el Centro Cultural Recoleta pudo verse un completo panorama de la escena actual.

La expresión más representativa del arte contemporáneo parece ser la que habita las calles. Durante mucho tiempo privativa del transeúnte, negada a los museos y a las galerías de arte, hoy esta disciplina está por todos lados; sólo hay que mirar dos veces en cualquier ciudad del primer al tercer mundo.

 

Está ahí, en los mismos trillados objetos urbanos de siempre intervenidos con técnicas que van desde la pintura hasta el grafiti. Una de las claves del Street Art es precisamente su soporte: el espacio público que le confiere a las obras una frescura única y dota a sus autores de una rebeldía mítica que les da la dimensión de verdaderas estrellas.

 

Entre los herederos del parisino Blek le Rat, hay muchos nombres cuya celebridad ha alcanzado dimensiones impensadas para el género. Es el caso de Banksy, popularizado por sus piezas satíricas y pionero en un particular uso del esténcil, principalmente en las calles de Londres; el estadounidense Mark Jenkins, con sus maravillosas esculturas de cinta de embalar y papel film, y de JR, otro francés que llevó sus intervenciones a lugares como Kenia, La Habana y Palestina. La lista sigue, es larga e interesantísima, pero en todos los casos conviene ver para creer, internet ofrece una atrayente galería, la otra es el Puma Urban Art, un clásico para los fanáticos del género, que en su sexta edición contó con la presencia del artista peruano Elliot Tupac, varios créditos locales y un invitado especialísimo: el artista estadounidense Tristan Eaton, reconocido exponente del género a nivel mundial cuya obra es parte de la colección permanente del MOMA de Nueva York. Habiendo diseñado su primer juguete para Fisher Price a los 18 años para convertirse posteriormente en pionero de los art toys desde Kidrobot (la afamada empresa de juguetes artísticos e indumentaria de edición limitada), Eaton se vale de técnicas como el mural, el fine art, la ilustración y el arte de guerrilla para plasmar su huella en soportes que van desde carteles a tachos de basura de todo el planeta. El evento realizado los primeros días de mayo en el Centro Cultural Recoleta también incluyó live painting, exhibiciones, recitales, conferencias y proyecciones. ¡A estar atentos el año que viene!

 

El espacio público le confiere a las obras una frescura unica y dota a sus autores de una rebeldia mítica que les da la dimensión de verdaderas estrellas.

 

Jimbo Phillips

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Poleta 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tristan Eaton

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ramiro Smith Estrada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tristan Eaton

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Jimbo Phillips

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jimbo Phillips

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Consuelo Vidal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tristan Eaton