Para el postre o simplemente como antojo, los vinos dulces tientan cada vez más. Pueden disfrutarse solos, con un poco de hielo o mixeados. En esta columna, presentamos algunos de los que más nos gustan.

Vinos de sobremesa

 

 

DON NICANOR NIETO SENETINER COSECHA TARDÍA MALBEC 2011

 

Uno de los más nuevos del mercado, su color rubí intenso atrae y su aroma a frutos rojos seduce. Con capacidad de guarda de unos ocho años, en boca es elegante, con toques avainillados y algo de recuerdo a higo y almendras. Va muy bien con un café ristretto o con un chocolate belga amargo. Disfrutarlo frío. $125

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DOMAINE BOUSQUET MALBEC DULCE NATURAL 2009

 

Este vino dulce es uno de los pocos orgánicos que existe en el mercado en su categoría. De color violeta opaco casi negro, en nariz encontramos chocolate, café y algo de frutos negros, como ciruela o grosella, mientras que en boca puede traer recuerdos a una mermelada potente. Consumir frío, con tu postre preferido. $95

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAS PERDICES MALBEC ICE 2010

 

De impactante color rojo shock, este vino dulce al mejor estilo ice wine es único en su tipo y realizado en el país. Elaborado con uvas Malbec maduras y heladas de la zona de Agrelo, Mendoza, en boca es bastante dulce, intenso, prolongado y con notas a ciruela seca y algo de membrillo. Con una personalidad armoniosa, probar con frutas fresc as como durazno o membrillo. $110

 

 

 

 

 

 

 

 

LUIGI BOSCA GEWÜRZTRAMINER 2010- SELECCIÓN DE GRANOS NOBLES

 

Este cepaje noble poco conocido tiene una personalidad única, es muy elegante y sofisticado. De color amarillo oro y un toque verdoso, en boca es complejo, de buena acidez y con recuerdo a frutas tropicales, mientras en nariz impacta su bouquet de flores. Con una nueva botella y rediseño de la etiqueta, nos gusta disfrutarlo solo, con quesos azules o foie gras. Muy recomendado. $120

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA SEDUCCIÓN DE LOS VINOS DE POSTRE

 

Los vinos dulces se consumen cada vez más, sea para la sobremesa final de una velada romántica o una cena informal de amigos Hoy en día, la gran mayoría de las bodegas poseen este tipo de vino en su porfolio de productos, a fin de complementar uno de los pasos de la comida: el postre. Actualmente hay una gran variedad de etiquetas en el mercado esperando que el consumidor las descubra. En materia de cepajes, van desde la poco conocida Petti Maneng hasta nuestra uva insignia Malbec; y en precios, hay una propuesta para cada tipo de bolsillo. Fáciles de tomar, aptos para todo paladar y público. Solo o con hielo (sí, ¡se puede!) van muy bien también en los cocteles, porque el placer no tiene límites.