Más de 250 millones de usuarios envían 10.000 millones de mensajes diarios a través de la aplicación que está en boca de todos. Hoy gratuita, mañana paga. Cómo cambió la manera de comunicarnos.

 

 

 

 

El texting es un claro ejemplo de cómo la tecnología cambió la comunicación. La acción de enviar y recibir mensajes se extendió en el año 2000 con los mensajes de texto (SMS), aunque ese pequeño boom sólo contemplaba un promedio mensual de 0,4 mensajes por persona. La línea de crecimiento no paró hasta 2006, cuando el envío de SMS comenzó a decrecer aunque aún da pelea: se estima que en 2011 se emitieron 5.900 millones de SMS en todo el mundo. Pero un día llegó WhatsApp, una aplicación difícil de entender en sus comienzos: ¿es un chat?, ¿es un e-mail? No, era el principio de un fenómeno mundial que hoy está presente en los bolsillos de millones de personas.

 

Cuando salió pocos entendían de qué se trataba, pero terminó siendo un éxito total.

 

Se pueden enviar mensajes de texto, imágenes, videos y emoticones sin límite de caracteres ni bytes. Si bien se desconoce el número exacto de la cantidad de usuarios global (se estima que supera los 200 millones), se sabe que en España los consumidores de esta aplicación son 10 millones (un dato sólo conocido gracias a un fallo de seguridad de la aplicación en dicho país). Se sabe, también, que en el mundo se envían 10.000 millones de mensajes promedio al día. Otro dato numérico y trascendente es que a raíz de este boom, las operadoras de telefonía celular perdieron 14.000 millones de dólares en 2011 como consecuencia del descenso del uso de SMS. La consultora Allot Communications asegura que el servicio de mensajería representó el 18 por ciento del ancho de banda total de mensajería instantánea en 2011, frente al tres por ciento en 2010.

 

Todo por un dólar

 

“El primero te lo regalan, el segundo te lo venden” decían Los Twist en los 90, y es exactamente el sistema de negocios de los creadores de esta aplicación: cobro por uso sin publicidad. Para los usuarios de iPhone, la descarga siempre costó un dólar. Para los de Android, BlackBerry Os y Windows Phone, resultaba gratuita por el primer año.

 

La confusión mediática reciente se debió a que muchos de los usuarios utilizaron la app más de un año y pudieron seguir usufructuándola sin costo, hasta ahora. Semanas atrás la empresa comenzó a hacer realidad lo que siempre detalló en sus términos y condiciones: el pago de un dólar anual. Para iPhone anunció que también iba a ser paga por año, más allá de la descarga inicial. Y si bien en la Argentina la mayor parte de los usuarios aún no tuvo que abonar, en otros países ya se está cobrando.

 

El negocio es enorme porque el mercado cautivo ya existe: teniendo la aplicación instalada, se estima que no son muchos los usuarios que dejarán de disfrutarla por el hecho de tener que pagar un valor menor al de una lata de gaseosa. Y si bien la competencia es poderosa (BlackBerry Messenger o Line), esos años gratuitos que han familiarizado a los whatsaperos tienen un peso importante. Cuando la aplicación haga realidad alrededor del mundo el cobro de un dólar anual, se estima que las ganancias anuales por el uso de WhatsApp serán de 300 millones de dólares. Tal es el número no oficial que se estipula de usuarios en el mundo.

 

 

Mitos y relaciones personales

 

Tan poderoso resultó este sistema de mensajes que nos cambió la forma de comunicarnos, de relacionarnos y de hablar. Se inventó un verbo: “guatsapear”. Un mito: el del “doble check” para comprobar que el destinatario haya leído el mensaje. Un problema: el de saber a qué hora el destinatario se conectó por última vez al sistema, dato que da cuenta que los mensajes seguramente hayan sido leídos. Una dependencia: la de estar siempre disponibles y no tener que afrontar gastos constantes por ello ni tener problemas de compatibilidad ya que funciona en todos los modelos (modernos) de celulares.

 

Pero no todo es color de rosa para WhatsApp. Los fallos de seguridad de los mensajes, la caída de los servidores que provocaron la suspensión del servicio en varias oportunidades y las cadenas de mensajes asustando a los usuarios son para prestarles atención. La competencia, los servicios gratuitos y la desesperada reacción de los operadores de telefonía celular, dirán. La empresa de Silicon Valley tiene un fuerte extra, además de ser el protagonista de esta nota, es noticia tecnológica día por medio. Además de los negocios, sus fundadores saben cómo seguir revolucionando las comunicaciones, on y off line.

 

Una cámara a manivela

 

Volvió el alma máter de las Súper 8: la carga manual. Sun & Cloud es una cámara japonesa que nos saca de cualquier apuro de baterías. Tiene tres megapíxeles, graba video a 30 fps, se conecta y se recarga a través de un puerto USB pero, para casos de emergencia, ofrece una manivela para generar energía manualmente. Está a la venta, a 200 dólares, en la página de su fabricante: www.superheadz.com.

 

 

 

 

Mico

 

Los auriculares inteligentes Mico prometen resolver automáticamente la elección de música según nuestro estado de ánimo. Funcionan con una vincha sensor que interpreta las señales del cerebro y determinan el estado del usuario: si tiene sueño, si está concentrado o si padece estrés. A través de una aplicación inteligente instalada en el iPhone, el teléfono podrá determinar qué música será la adecuada para apaciguar las emociones del oyente. Además, gracias a sus luces led, ilumina las orejas del usuario informando cómo se encuentra. No se pueden comprar aún, pero sí analizar: micobyneurowear.com.

 

 

 

 

 

La Pequeña

 

Ya está disponible iPadMini en todos sus sabores. La hermana menor del iPad de Apple ya está disponible en la Argentina. Desde 3.500 pesos se pueden conseguir todos los modelos de la tablet PC de 7,9 pulgadas que viene en los colores blanco y negro. Si bien es menos poderosa que el modelo tradicional, ofrece un procesador veloz de doble núcleo y un tamaño y peso ideales para maniobrar y llevar todo el día sin que lo notemos. El modelo más básico es el wi-fi con 16 GB de memoria y sale 3.499 pesos. El más caro, de 6.800 pesos, ofrece 64 GB de capacidad con conectividad 3G. Está disponible en Frávega, MacStation e iPoint.