La estadística 2.0 lleva el nombre de Big Data. Captura, procesa y analiza la información que generamos a través de internet. Cómo funciona el nuevo panóptico del comportamiento virtual. 

 

La red es un océano de bytes tan pero tan grande que las medidas para cuantificar los datos no son familiares. Transportamos 15 petabytes de tráfico a diario, una cantidad que, según IDC, se duplica cada 18 meses. Durante 2011 produjimos 110.000 millones de iPads de 16 GB de data, hasta llegar, a 1,8 zettabytes. Tamaña cantidad de información no sólo se escapa de la comprensión veloz, sino que precisa de nuevas métricas y herramientas para abordarlos. Es allí donde nace y prospera lo que se conoce como Big Data, una poderosa vara que hoy es indispensable para el campo del marketing, la política, la medicina y el comercio mundial, entre otros. ¿Qué es lo que hace? Obtiene y procesa datos y extrae consecuencias según el sector.

 

 

Este término viene pisando fuerte en la política. El pionero en aprovechar su capacidad fue el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien invirtió cien millones de dólares para armar una base de datos que inauguraría el poderío de la era del Big Data. Este desglose de información le dio al reelecto mandatario el nombre y apellido de los 69 millones de votantes de 2008, además de permitirle saber a quiénes perdió y ganó en el camino. Para 2012 la apuesta fue aún mayor y llegó a ejecutar, cada noche previa a la jornada electoral, 66.000 simulaciones digitales completas para analizar las prioridades por cada Estado durante la campaña.

 

Por ejemplo, qué se decía en las redes sociales, a nivel macro y micro y quién, en dónde, en qué momento y a consecuencia de qué hecho. Si nos movemos al mundo del entretenimiento, el portal de películas de streaming Netflix es un buen ejemplo.

 

No sólo produjeron la primera serie exclusiva para clientes de su cartera sino que moldearon su trama según el comportamiento de los usuarios. ¿Cómo? Saben quién y cuántos de sus 30 millones de suscriptores pusieron pause en determinado momento. Un poco de Big Data por aquí y otro por allá, y House of Cards es un éxito.

 

En el campo de la industria, también hay tela para analizar. El hogar inteligente, los autos automáticos de Google y las empresas de logística pueden determinar el comportamiento de sus productos: cuándo prenderlos, apagarlos o entregarlos.

 

Un riesgo desconocido: cómo se decide

 

Algunas entidades crediticias o agencias de empleo, como podría ser otra entidad, también tienen sus propios algoritmos para analizar variables que, a la hora de tomar decisiones, son determinantes. Este sistema de comportamiento predictivo tiene en cuenta información aleatoria que no resistiría análisis sociológico y que, sin embargo, es utilizada para tomar decisiones.

 

Muchas veces, erróneas. Por ejemplo: perfiles de Facebook. Tal es el boom de este nuevo cerebro que, según un estudio de Microsoft Research, más del 75 por ciento de las empresas a nivel mundial implementarán soluciones de Big Data en los próximos doce meses. Tal es el riesgo, que Gartner afirma que la mayor parte de las organizaciones no están preparadas para afrontar los requerimientos técnicos y de gestión que supone este desafío. El desafío es generar y encontrar profesionales especializados en analíticas y herramientas de gestión tecnológicas. Y analistas.

 

 

La nueva PLAYSTATION es un hecho

 

La apuesta de Sony saldrá a las pistas en Navidad. Mientras tanto, conocimos su nuevo control DualShok 4, su cámara Eye, que detectará nuestros movimientos con sus sensores, y su gran poder de cómputo: la PS4 tiene 8 núcleos, 8 GB de memoria, disco rígido, lectora de Bluray, puertos USB 3.0, wi-fi y salida HDMI. Además, un gran poder de trabajo gráfico para que las imágenes sean casi reales. Su precio es aún una incógnita, aunque los rumores hablan de entre los 300 y los 500 dólares. Lo que sí se sabe es que los títulos que estarán disponibles son Killzone: Shadow Fall; Infamous: Second Son; Deep Down; Destiny; Knack; Watch Dogs y Diablo 3, entre otros.

 

 

 

DualShock 4

 

Durante la presentación de la PS4 la consola brilló por su ausencia pero el joystick fue la estrella de la noche. La evolución de este comando nos trae nuevos botones para grabar, emitir y compartir partidas en redes sociales en tiempo real, un panel de dos pulgadas capacitivo, sistema de sensores de movimiento de seis ejes, barra de luz, vibración, parlantes integrados y puerto de auriculares, además de una notoria barra de luz azul. Es Bluetooth y se recarga como un celular.

 

 

 

Pixel: la ultraportátil de Google sale a competir

 

Sin bombos ni platillos, Google se lanzó al mercado del hardware con una notebook bien cara y diferente a su competencia. Es una ultrabook de 12,85 pulgadas, con pantalla táctil (primera innovación), excelente resolución, procesador Intel Core i5, 4 GB de memoria RAM y dos opciones de discos SSD de 32 o 64 GB (segunda) con tres años de almacenamiento en la nube de 1TB (tercera). Además de wi-fi, vendrá con la opción de conectividad móvil LTE (cuarta) para conectarse en todo momento y lugar. Es bonita, se asemeja a la estética de la MacBook Pro de Apple porque está construida en aluminio anodizado. Sólo pesa 1,52 kilo, tiene el sistema operativo Google Chrome y la quinta rareza, que no es innovación, es su precio: 1.299 y 1.449 dólares en el exterior.