Lucía Harari, nuestra ilustradora de la sección Recorrido Urbano, se subió cámara en mano a diferentes colectivos entre julio y septiembre de este año con la misión de retratar la ciudad desde un lugar diferente. El resultado es el ensayo fotográfico que aquí presentamos.

Estas fotos son parte de una serie de tomas directas mientras espero algunos colectivos que pasan cada mil años, o una vez arriba. Desde el colectivo, hacia donde mire hay un cartel gigante de lona enmarcando la ciudad y publicitando la felicidad, que en letra chica aclara que la felicidad está retocada digitalmente o que tiene un límite hasta agotar el stock. La obra critica un sistema, a la vez que muestra las superposiciones pictóricas que pueden verse durante cualquier viaje en colectivo por Buenos Aires. Las fotos publicitarias robadas a los carteles se transforman en una nueva foto y vuelven a su soporte original, la lona.

 

A veces es muy útil viajar en colectivo. Es el momento de introspección obligado. Me acuerdo de cuando las señoras tejían y las señoritas se limaban las uñas. Si se tiene la suerte de conseguir un asiento, uno puede soltar los músculos y dejar pasar la ciudad recortada ante sus ojos, o si le interesa más lo figurativo en primer plano, es posible observar los gestos de los demás pasajeros durante el tiempo muerto.

 

Personalmente, este rato en el colectivo me obliga a agudizar mi sentido del tiempo, a concentrarme en una y en sólo una actividad y a cumplir el objetivo de terminarla antes de bajar. Metódicamente, antes de salir de mi casa para tomar un colectivo, preparo lo que voy a necesitar en el viaje. Después de unos minutos que lleva entrar en comunión con el bondi (la cantidad de habitantes, el ritmo del chofer y del tránsito, la ubicación buscada y posible) comienza la tarea.

 

 

 

 

A veces me aprendo una canción de memoria, otras veces hago cuentas, cuando tengo que escribir un texto como este, espero un día de cortes y embotellamientos para no interrumpirlo. Ahora me tengo que bajar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos digitales tomadas entre julio y septiembre de 2012, toma directa, impresas sobre lona.

 

 

La muestra se puede ver del 24 de octubre al 9 de noviembre en El Sábato, Facultad de Ciencias Económicas, Uriburu 763.