La atrapante seducción de un cuerpo torneado, la línea intangible del artista, la etérea delicadeza de la mujer, la felicidad plena de vivir algo único. Sin duda, todas excusas válidas para transformarlas en nuestros vicios. Cuando experimentamos belleza y placer en estado puro, la adicción se transforma en perfecta. El nuevo Osaka es, simplemente, el vicio perfecto.

 

Osaka en el Faena Arts Center

 

Benjamín Zadunaisky es un hombre de mundo; su estilo es rotundo, elegante, preciso, contundente, amable; su acento es una extraña mezcla del castellano del Perú, argentino e inglés.

 

 

Benja es el General Manager de todos los Osaka Puerto Madero y conoce a la perfección todos los que se abrieron en el mundo: Santiago, México DF, San Pablo y Buenos Aires.

 

 

Su estampa presente es el alma del restaurante, la perfección es su estilo, y el placer que se transforma en vicio, su sello. Osaka Puerto Madero es un vicio perfecto por donde lo mires.

 

 

Su árbol central de madera facetado recuerda a Pandora; sus distintos espacios, la formidable barra, los reservados impecables, la barra de sushi y su increíble cocina son perfectos. Aperitivo mediante, en tu cómoda mesa, viendo a las mujeres más sensuales de la ciudad, comienza tu vicio, que te lleva a notar que los ojos de tu estupenda compañera son los más atractivos del mundo. Las órdenes comienzan a llegar en sucesión y tu paladar estalla de placer; alquimia pura, mezclas que deslumbran, puntos exactos, cerosaturación y la curva de satisfacción descendiente que nunca aparece. Es más, te resulta una quimera.

 

 

La degu de ceviches te enferma; un trío de tiraditos se vuelve inolvidable; el dulce, salado, ácido, picante forma una melodía en tu paladar; la conversación se torna interesantísima; tu primera botella de Baron B Rose y el tiempo que se presenta en relativo, en slow motion. Después, sushi; ni hablar de él y del plato principal, un Miso Truffle Beef, un medallón 100 por ciento Angus con sal de trufas, puré al miso y hongos al wok: vicio total. De postre, un vino tardío, el tiempo que voló y tu compañera como dulce final de una noche rotunda sin excesos, una noche perfecta, un exceso y un vicio en sí. Osaka en Faena Arts Center.

 

 

La atrapante seducción de un cuerpo torneado, la línea intangible del artista, la etérea delicadeza de la mujer, la felicidad plena de vivir algo único. Sin duda, todas excusas válidas para transformarlas en nuestros vicios. Cuando experimentamos belleza y placer en estado puro, la adicción se transforma en perfecta. El nuevo Osaka es, simplemente el vicio perfecto.

 

 

 

 

 

La cocina del vicio

 

 

 

Osaka tiene una variedad enorme de influencias: es cocina peruana, japonesa, china, tailandesa, nikkei y chifa. Como muestra, este tiradito: cortes de pescado tipo carpaccio, bañados en una salsa de ají amarillo y lemon grass, decorado con crocante de quinoa y verdeo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Degustación de ceviches

 

 

 

Kao Kao

 

 

Osaka en Faena Arts Center