Deberíamos comenzar esta nota con la típica frase: “Lo que aquí se muestra es llevado a cabo por profesionales. No realizar en sus casas”. Pero como siempre sucede, hay de todo y para todos los gustos. Entonces, para quienes se animen, aquí van algunas ideas extremas.

 

Quienes están en busca del reto y la aventura saben que están expuestos al peligro y que las actividades que decidan realizar presentarán situaciones extremas.

 

Algunos científicos han determinado que esta pasión por el peligro puede tener una raíz fisiológica, o sea que se encuentra relacionada con los niveles de determinadas sustancias, como la adrenalina, o ciertos neurotransmisores que hacen que algunas personas sean más audaces que otras. No todas las personas poseen esta necesidad de experimentar situaciones límites. Los deportes de aventura, y quienes los practican, tienen ciertas características:

 

 

– Necesidad de sensaciones de riesgo y aventura. No hay reglamentación fija ni horario específico.

 

– Constante búsqueda de placer y satisfacción.

 

– Control de emociones y exteriorización del estrés. Liberación psíquica y física. Sin embargo, este tipo de actividades requiere de mayor conocimiento y conciencia que cualquier otra, ya que el riesgo se incrementa por la velocidad o la altura. Aquí, algunos ejemplos, sólo para que se diviertan:

 

Bungee dumping

 

Se originó hace ya miles de años en unas islas de Oceanía. El salto era un rito para demostrar que se había pasado de ser niño a un valiente adolescente. Se lanzaban desde torres de cañas llevando una cuerda de vid atada a los tobillos.

 

Parapentismo

 

Tiene origen en el paracaidismo. La diferencia es que la navegación es distinta (mayor aerodinámica) y cuenta con un ala más grande con celdas abiertas por delante y cerradas por detrás.

 

Street Luge

 

Es un deporte de alto riesgo que alcanza una velocidad de 100 kilómetros por hora en los descensos. Cada persona se desliza recostada sobre un “carrito” que mide dos metros de largo y 40 centímetros de ancho, con la gravedad como único empuje. La velocidad se controla con la posición del cuerpo (al mejor estilo del luge que se realiza sobre nieve).

 

Gotcha

 

El gotcha se origina de la expresión inglesa I got you, que significa “te pesqué”. Es un deporte extremo que requiere de habilidad física e intelecto, ya que la finalidad es derrotar al mayor número de oponentes utilizando una pistola que dispara cápsulas de pintura con la que marca la derrota.

 

Rafting

 

Hacer rafting significa descender ríos rápidos en balsas de goma. Debido a las características del curso de los ríos, los recorridos varían en distancia y tiempo. Requiere de un guía profesional y equipo reglamentario.

 

 

Los más extremos:


Vivir situaciones límites empieza a no tener techo y da origen a deportes que, además de extremos, son extraños.

 

Extreme ironing (planchar en lugares extremos)

Combina el placer de los deportes extremos con la emoción de una ropa bien planchada. Absurdo o no, así es posible ver a los competidores en un parapente o en la punta de una montaña planchando sus prendas.

 

Hashing (correr y parar para beber alcohol)

Los competidores corren 15 millas y, a lo largo del camino, van parando en distintos puntos donde toman alcohol. La llegada es usualmente en un bar o cantina.

 

Chess boxing (ajedrez y boxeo)

Deporte en el que se unen la brutalidad con el intelecto. Son dos minutos de boxeo, cuatro de ajedrez.

 

Bog snorkelling (nadar en una zanja sucia y de mal olor)

En este deporte está prohibido dar brazadas, sólo se puede patalear. Es una actividad riesgosa por las posibilidades de infecciones.