La transmisión de música y video en vivo por internet es el nuevo paradigma del consumo cultural. Fusiona industrias, acorta tiempos y achica espacios. La lucha por la publicidad online y los Juegos Olímpicos.

La industria cultural está cambiando.

El formato físico de discos, DVD o CD está perdiendo terreno frente a lo que se puede ver en vivo, conocido como streaming. Ver a la carta lo que queremos, en cualquier momento, crece a pasos agigantados y seguirá haciéndolo a medida que la velocidad siga acelerando bytes. Mientras tanto, hay certezas que ilustran cómo consumimos entretenimiento en la red.

La empresa Qwilt presentó un estudio que indica que el 60 por ciento de todo el tráfico es originado por videos o películas en streaming, la consultora IHS Screen Digest afirma que el consumo de películas por internet superará ampliamente a la compra de DVD y que el video online reemplazará al formato físico. 

En España la manera más común de ver televisión a través de la red es el streaming, con un 68 por ciento del consumo, según la Asociación AIMC.

Streaming es una palabra amplia que indica que el consumidor ve algo al mismo tiempo que lo descarga.

Esta corriente continua de transmisión sirve tanto para ver contenido a pedido (como en los videoclubes online) como canales en vivo. La industria, mareada por esta oleada de posibilidades, está apostando fuerte a acaparar el nuevo medio de comunicación. Lo hace Google con YouTube en diferentes recitales o festivales, y ahora también Terra con los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Ambas empresas transmitirán gratis este evento por internet. Terra lo hará en su totalidad, desde el 27 de julio hasta el 12 de agosto, y para acaparar todas las disciplinas de juegos dividirá su programación en 36 canales simultáneos. Se calcula que transmitirá cinco mil horas en alta definición (contra cuatro mil de YouTube) con un público estipulado de cien millones de personas en Latinoamérica. Para esto, la empresa de telecomunicaciones tendrá un set fijo ubicado en el International Broadcasting Centre, mientras que YouTube estará asentado en los boxes de la NBC. Por primera vez, algunas transmisiones serán en 3D. Para que esto sea posible trabajarán 220 personas,84 de las cuáles estarán ubicadas en las sedes.

La transmisión estará disponible en español, inglés y portugués y será a través de navegadores web, es decir, accesible desde un Smart TV o desde una PC, tablet o celular. Al igual que la televisión interactiva, esta página especial tendrá incentivos para promover la participación con secciones especiales para saber más sobre cada uno de los certámenes. Pero también permitirá avanzar, retroceder, pausar la transmisión y ver en cámara lenta las competencias.

La respuesta a tanta inversión no sólo está dada por la migración del público sino por el impacto que está teniendo la publicidad en este nuevo formato. Que el 73 por ciento de los anuncios que se cuelan en los videos se reproduzcan por completo despeja dudas de su efectividad. La consultora MediaMind analizó el crecimiento de este tipo de publicidad y detectó que el video es un 2.000 por ciento más efectivo que un banner estándar.

En la Argentina, la propuesta de Vorterix es una de las más innovadoras de la región y del mundo. Es una radio, es un teatro, es un concepto que incluye una página web con una oferta fuerte de contenidos audiovisuales. La plataforma de radio y web con streaming desde el Teatro Colegiales, recién estrenado, tiene 16 cámaras HD para capturar los recitales en vivo o programaciones varias y simultáneas en radio, concierto, noticiero, archivo. El teatro fue acondicionado para poder soportar 1.200 personas coreando un show y, al mismo tiempo, estudios de TV y radio para transmitir en simultáneo por www.vorterix.com. La prueba de fuego fue el lanzamiento del proyecto con Quilmes Rock, y luego, el recital de Emir Kusturica, sin cortes de transmisión y con capacidad para 700 mil veedores simultáneos.

La oferta de contenido en internet es vasta y ofrece desde propuestas caseras de twitcams en vivo hasta millonarias inversiones para soportar miles de visitas simultáneas. Con los Juegos Olímpicos, se pondrá a prueba esta nueva manera de consumir contenidos. El rating dirá en qué lugar quedó la TV. Los contadores indicarán el liderazgo de internet.