A veces el talento permanece oculto. Estos cuatro artistas representan una mirada alternativa a lo que generalmente se consume dentro del arte comercial y se definen en seis preguntas. Pasen, lean y llénense de energía creativa.

  

 

Carlos Huffmann                                                                                                     Diego Bianchi

 

 

Máximo Pedraza                                                                    Ignacio Valdez

 

¿Tiene algún referente en la vida o el arte?

 

C. H.: –No tengo ningún referente tan fuerte. Podría nombrar mil personas que me han inspirado dentro de las ar tes porque vengo más de la historieta y de la literatura . Esa fue la in fluenci a más determinante en mi forma de pensar.

 

I . V. : –No tengo referentes humanos , un árbol es un referente más lógico , es  lo más sabio. Me cuesta tener un ejemplo a seguir porque el ser humano es muy ambiguo. Acá, en el parque del barrio, unos pibes construyeron una especie de cueva con los árboles caídos

 

Si sacamos esa cueva y la ponemos en cualquier museo, es una obra de arte contemporáneo . Esa actitud me pareció una convicción propia, que genera una reacción totalmente inesperada, que sirve de ejemplo y se transforma en una referencia en sí misma.

 

D. B. : –Me parece que los referentes van cambiando todo el tiempo pero me interesan desde los clásicos, David Lynch , Paul Mc Carthy en el arte , algunos amigos como Fabián Casas , que es un escritor; gente que va descubriendo algunas cositas que me alimentan.

 

M. P.: – Creo que lo primero que me influyó fue la música, pero no hay ninguna figura que me gustaría emular. Admiro a muchísima gente , pero no podría eleg ir a alguien. El que elija sería una combinación de muchas  cosas: músicos, artistas, actores, escritores y gente de la ca lle también. Ver a una vieja sentada en una plaza me inspira tanto como leer un libro o escuchar música.

 

 

–¿A qué le tiene miedo?


C . H. : –Al callejón sin salida. Siempre me interesó sola me interesó la apertura , que mi cabeza no se vaya encerrando en una cosa y que me encuentre a los 40 con la mente totalmente formateada sin poder asombrarme con cosas cotidianas.

 

I. V.: –Practico yoga desde hace muchos años, medito, hago kung fu, y todas esas disciplinas milenarias entrenan mucho para alejarse del miedo. Creo que no le tengo miedo a nada. Salvo cuando estoy en el mar, porque no  sé  nadar y eso me asusta .

 

D. B.: –A envejecer, a no poder hacer las cosas que me dan ganas de hacer. Trabajo mucho con los límites y a veces tengo miedo de que esos límites me detengan y no pueda frente a esas cosas.

 

Me di cuenta de que el miedo es un recontra enemigo, cuanto más miedo, menos podés actuar .

 

M. P.: –A mí mismo , a la gente no le tengo miedo . No pienso mucho en  eso.

 

 

– Si tuviese que elegir una imagen o un objeto , ¿cuál sería ?

 

 

C . H .: –Me gustan los espacios medio baldíos donde la naturaleza empezó a hacer de las suyas, como una mancha de humedad en una pared blanca que empieza a cre ar una forma muy compleja y autónoma. Formas que son imposibles dibujar de memoria porque son muy orgánicas. Me fijo mucho en eso , en las particularidades de las cosas más comunes en general .

 

D. B.: –Un volquete lleno de cosas, como cuando están vaciando un lugar y todo parece material nuevo que te están regalando. Otra cosa que me atrae mucho son los libros. No soy un gran lector pero soy un gran fetichista de los libros como objetos y de las imágenes dentro de los libros. Es algo que me gusta coleccionar.

 

I . V. : –Preferiría no elegir nada, los objetos nunca me llamaron mucho la atención y las imágenes me parecen dinámicas , algo que no puede  fijarse . Podrás fijarte en un dibujo, una pintura o una obra pero son un eslabón más en la cadena . No es la más importante . Si tuviera que elegir una , elegiría el parque , la imagen que se ve desde mi ventana.

 

M . P. : – Yo pinto mi vida y cosas que voy viviendo y trato de contar, pero tampoco pretendo ponerme en el centro de todo. No pienso lo que hago antes de ponerme a trabajar , me guío mucho por el instinto o por la razón.

 

–¿Si tuviese que elegir un color ?


 

C . H.: –Elegiría un gris iridiscente, metálico, oscuro, plomizo. Me gusta. Es una idea con la que juego mucho, porque si un o tie ne que elegir un color, está bueno elegir uno que permita que todos los demás colores brillen. Es algo de equilibrio.

 

I . V. : –En este momento elegi ría el azul, pero me gustan mucho el rosa, el blanco y el negro. No sé por qué estoy usando tanto el azul, el azul me eligió a mí me parece. Me gustan los colores metalizados también: el cobre, el plata, el dorado. Pero el color del momento es el azul.

 

D. B.: –Blanco, porque está vacío y puede llenarse, los demás colores ya tienen una carga.

 

M . P.: –El ne gro má s que nada, porque caracteriza bastante de mi pintura. Yo pinto con acrílico negro sobre papel misionero o blanco. Me parece que es la manera má s neutral, si yo le pusiera colores le estaría agregando connotaciones que no sé si me interesarían tanto.

 

 

–¿Piensa en las con secuencias que puede tener su trabajo ?

 

 

C. H.: –Pienso, sí, y t ambién sé que no me puedo hacer ninguna ilusión de que lo que yo me imagine que va a pasar sea lo que ocurra finalmente. Para mí el trabajo es como un experimento, lo hacés pensando que ahí puede haber algo y después hay un resultado y es impredecible . Pero me interesa en cuanto a experimento, obviamente, ya que imagino que puede tener un impacto aunque sea en mi propia persona .

 

I . V. : –Pienso en las consecuencias y tengo expectativas que no siempre se cumplen pero que son parte del poder que maneja el artista como creador.

 

Cada artista tiene que reconocer su poder , no para sentirse poderos o frente a los demás si no para responsabilizarse del trabajo que hace y del nivel de compromiso espiritual, ético, político y cultural que tiene.

 

D. B. : –Sí, en general pienso en eso. Me gustaría que se modifiquen cosas, que se preste atención a otras cosas. Cómo hacer mover la mirada hacia partes que no son las que se miran habitualmente.

 

M . P.: –Todos los que hacen arte piensan en ser a través de lo que hacen. En algún momento pienso de qué manera podría afectar al que está viendo lo que yo hago. Es algo un poco romántico, pero intento mejorar el estado de las cosas, embellecer un poco el mundo. No sé si lo logro, pero es mi intención. Sí me gusta que a la gente le pase algo. Es haber encontrado el lugar desde donde comunicarme con el resto de la humanidad, si yo le quitara esto a mi vida , no habría nada más .

 

 

–¿ Qué puede decir  de su obra ?

 

C. H.: –Que me gustaría que la gente se le acercar a como se acerca a un libro.

 

Un cuadro se ve inmediatamente, una novela, en cambio, toma un montón de tiempo de leer. Me gustaría que el que ve mi trabajo se tome un poco más de tiempo para mirarlo, como si los personajes pudieran crecer frente a uno. Que esa mirada inicial pueda contener otras cosas, ca mbia r el tiempo del cuadro.

 

I. V.: –Yo tiendo a pensar que el arte tiene que ver más con el escuchar que con el decir. Creo que el arte es un recipiente , un espacio vacío donde transitan cosas y energías, donde todo se fusiona y se revela en una imagen y sólo en esa instancia la imagen tiene potencia cuando se convierte en símbolo y genera un efec to en los demás. Creo que eso es lo qu e tengo que decir de mi arte.

 

D. B.: –En general, son situaciones bocetadas o proyectada s que, en el momento de hacerse, siempre se ven modificadas porque hay a lgo del presente que queda impregnado en el trabajo, eso las hace interesantes. Si yo las construyera como las pensé en un primer momento serían bastante más pobres que lo que son al final .

 

M. P.: –Que la compren (risas). Creo que todo lo que te estuve diciendo es decirte algo de mi obra. En mi  caso no me queda otra: si yo no hiciera esto, no tendrían ing una voz , entonces no sería nada. Es el único camino posible que veo para andar. 

 

  “ Una de mis virtudes principales es mirar antes que hacer, mi obra es una consecuencia del mirar. Soy artista visual justamente por eso.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Creo que en el contraste de lo múltiple y lo complejo  se pueden descubrir más cosas que en lo particular y en lo acotado. Deposito un interés particular en esa heterogeneidad.”

 

 “Elijo este medio para tratar de conocerme a mí, a través de eso, conocer mi relación con la la gente, el mundo, y las cosas”

 “Me quiebro, no me doblo. Hago cosas bien y hago cosas mal, soy honesto y traiciono, es bueno reconocerse como alguien ambiguo.”