Es una mezcla de cupé y berlina, con un diseño asimétrico y excelentes niveles de seguridad y conectividad a bordo.

                

 

 

Hizo su debut en el Salón Internacional del Automóvil de Detroit 2011 y, a simple vista, ya parecía un vehículo revolucionario en materia de diseño. Ofrece  un mix entre una cupé y un hatchback de cinco puertas gracias a su configuración asimétrica, tiene características de cupé desde la perspectiva del conductor y la funcionalidad de un hatchback desde el lado de los acompañantes. Además, fue creado teniendo en cuenta las necesidades de conectividad de las nuevas generaciones, la seguridad activa y pasiva, el espacio de carga en su baúl y la reducción del consumo de combustible.

Está equipado con un motor 1.6 CVVT que entrega una potencia máxima de 130 CV asociado a cajas de 6 velocidades (manual o automática). Entre su completo equipamiento, cuenta con seis airbags, control de tracción y estabilidad (ESP) y sistema VSM (“vehicle stability management”). En materia de conectividad viene con el sistema Bluetooth, conexiones para audio, USB, iPod y conexión de video para visualizar en su pantalla táctil de 7 pulgadas.

La marca demostró que cuando se ofrece una propuesta basada en el producto con beneficios tangibles para los clientes existe una respuesta favorable del mercado.

Las medidas del Veloster son 4,22 metros de largo; 1,79 de ancho; 1,40 de alto y 2,65 metros de distancia entre ejes, lo que sumado a su diseño exterior deportivo lo posiciona como un hatchback de gran proyección para competir en el mercado argentino.

El Hyundai Veloster es sin duda un vehículo “recargado” de tecnología que dará batalla en varios frentes y seguro no pasará inadvertido, generando amores y odios debido a su diseño radical.