Cremas a base de semen humano, tratamientos con sanguijuelas para combatir la celulitis, o con serpientes para relajar la espalda, son algunas de las novedades que ya se ofrecen en los mejores institutos.

El placer puede ser definido como una sensación o sentimiento positivo, agradable o eufórico, que en su forma natural se manifiesta cuando se satisface plenamente alguna necesidad del organismo humano.

En los años que llevo en el fitness como agente de salud, me di cuenta de que la actividad física genera en la persona esta necesidad incomparable.

¿Qué paradoja, cierto? El esfuerzo que nos implica realizarla es directamente proporcional al placer posterior al esfuerzo. La vida en movimiento nos permite poner más hormonas en funcionamiento, siendo las endorfinas las reinas del placer.

Pero como siempre me tildan de entrenador duro y exigente, hoy voy a hablar del verdadero placer asociado a la gimnasia: los masajes.

Masaje sueco o manual profundo
 
Es unos de los más utilizados en la actualidad, dado que aporta enormes beneficios para la salud. Además de relajar el cuerpo, estimula la mente, el sistema nervioso y nos pone en movimiento en condiciones óptimas de salud. Este masaje, reconocido y apreciado por la relajación que crea, estimula la circulación sanguínea y linfática, mientras que permite la eliminación de las toxinas de la fibra muscular. Se utilizan en su aplicación movimientos tales como rozamiento, amasamiento, fricción, presión, percusión, vibración y movilización.  
 
Masaje californiano
 
Son de los más relajantes, gracias a sus movimientos largos y su ejecución sobre todo el cuerpo. Resultan ideales para quitar agarrotamientos musculares, calambres y cualquier tipo de dolor muscular. 
 
Shiatsu

De origen japonés, el shiatsu es una terapia corporal que comparte la filosofía de la medicina tradicional china. Mediante presiones efectuadas con manos y dedos, esta disciplina regula y equilibra la energía vital, haciéndola fluir libremente por todo el cuerpo. De este modo ayuda a personas enfermas a recuperar el buen estado de salud y vitalidad, mientras que las personas sanas se benefician de un tratamiento preventivo, optimizando así su estado vital.
 
Masaje con serpientes

Se dice que el contacto físico con reptiles es una experiencia relajante.
Las más largas de esta especie se usan para aliviar las tensiones musculares más profundas, mientras que las pequeñas sirven para masajear zonas delicadas como el rostro y para activar la circulación.
 
Tratamiento corporal con spa helado

Este tratamiento tiene su origen en un lujoso hotel de Las Vegas. Allí, han destinado una de sus habitaciones, con capacidad para ocho personas, como sauna ultraclimatizada. Sus paredes son de cristal, y tanto el suelo como el banco están muy calientes, brindando al cliente un aire con olor a menta a una temperatura de 13 grados centígrados. A su vez, se puede observar caer desde el techo “copos de nieve” (cristales de jabón y agua), que simulan una verdadera tormenta, creando así un ambiente aventurero y relajante al mismo tiempo. Aquellos que lo han probado aseguran que tomar una inyección de aire extremadamente caliente después de salir de esta sauna ayuda a contrarrestar la hipertensión y cerrar los poros de la piel en rostro y cuerpo.
 
Tratamiento corporal con sanguijuelas

Esta especie de gusanos vive en aguas dulces de gran parte de Europa y se alimenta de sangre. El tratamiento con sanguijuelas, conocido también como hirudoterapia, sirve para combatir la celulitis dado que estos animales, con su saliva, mejoran la microcirculación en los tejidos humanos.
Famosas como Demi Moore han utilizado este método con éxito.
 
Tratamiento corporal con cremas de semen humano: el elixir de la juventud
 
Su creador es un cirujano colombiano llamado Martín Carrillo, quien basó su investigación en una crema rejuvenecedora llamada Egyptian Revolution hecha sobre la base de miel con nutrientes y proteínas del semen humano. El profesional asegura que sus efectos en rostro y cuerpo pueden durar hasta dos años con una aplicación. Esta crema, blanca y de textura espesa, previene y nutre la piel en todo el cuerpo y acelera la recuperación de una cirugía facial.
Carrillo sostiene que el semen humano tiene propiedades astringentes, antioxidantes y rehabilitadoras.